Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

El sistema de atención a mayores, “referencia nacional e internacional”, según Lamata

Avanzó que la aplicación de la Ley de la Dependencia mantiene su ritmo ascendente

Martes, 01 de marzo de 2011, a las 16:30

Redacción. Toledo
El consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, ha señalado la predisposición del Gobierno de José María Barreda a colaborar en la puesta en marcha del ‘Plan Mayor Seguridad’, que el Ministerio del Interior va a extender en el conjunto del país para reforzar la prevención y mejora de la seguridad de las personas mayores a través de acciones de formación e información sobre las principales amenazas que pueden afectar a este colectivo vulnerable, unas 370.000 personas en la región, como pueden ser el maltrato físico, robos, hurtos y estafas.

Fernando Lamata.

Lamata, que compareció ayer antes de la reunión del Consejo de Gobierno, quiso poner en valor las políticas de atención a las personas mayores en Castilla-La Mancha, que han convertido a la región "en referencia nacional e internacional, pues somos la Comunidad Autónoma que más dedica a este colectivo en relación a su PIB".

En este sentido, el consejero señaló que el modelo de Castilla-La Mancha de atención integral a las personas mayores está orientado también a paliar las situaciones de dependencia, promover la autonomía personal, impulsar acciones para el envejecimiento activo y mantener su seguridad económica, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las generaciones que tanto han trabajado para lograr que ahora gocemos del actual estado del bienestar.

Para el titular de las políticas sociales y sanitarias, "los datos nos avalan". Así, avanzó que en el último mes la aplicación de la Ley de la Dependencia ha seguido manteniendo su ritmo ascendente y hemos pasado de 37.936 a 39.058 beneficiarios y de 50.932 a 52.555 prestaciones concedidas, lo que nos sitúa por encima de la media nacional. Además, señaló que Castilla-La Mancha ha empezado a incorporar ya desde el mes de enero a las personas del grado I nivel 2 porque nuestro objetivo es apoyar a los más vulnerables y que dependen de otras personas para su vida cotidiana.

En cuanto a los programas de Envejecimiento activo en los que participan más de 100.000 personas mayores de las cinco provincias, engloban actuaciones de mantenimiento y ejercicio físico, escuelas deportivas, estimulación cognitiva e intelectual, fomento de las relaciones sociales, universidad de mayores y escuelas de nuevas tecnologías e Internet. A ellas se suman, indicó Lamata, el programa de turismo social y de ocio salud a través de los balnearios de la región en los que participan 80.000 mayores.

Otro aspecto que ha abordado el consejero ha sido el de la seguridad económica de las personas mayores a través de las pensiones, que han aumentado más de un 34% entre 2004 y 2010 con el Gobierno socialista, y que en el caso de las más bajas y no contributivas han aumentado hasta un 48%.

Asimismo, Lamata ha recordado que la primera medida del Gobierno de Barreda en esta legislatura fue establecer una paga complementaria para las personas mayores, mayoritariamente viudas, que afectan a 53.000 ciudadanos y han supuesto una inversión anual de 27 millones y la gratuidad del transporte interurbano para este colectivo a la que se destinan cada año cinco millones.

Medidas todas ellas, resaltó Lamata, que sumadas a los avances experimentados en calidad asistencial, servicios y especialidades de la sanidad pública castellano-manchega han posibilitado que nuestros mayores sigan disfrutando de sus derechos, independientemente de sus posibilidades económicas frente a otros modelos que pretenden incluir el copago en los productos farmacéuticos y en la atención sanitaria.

Según el consejero, estos datos e indicadores constatan la firme apuesta y el compromiso del presidente Barreda de consolidar un modelo de atención a las personas mayores de carácter integral donde la seguridad a todos los niveles para este colectivo sea lo importante.