Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

El Sistema de Atención a la Dependencia ha perdido casi 5.000 beneficiarios en el último mes

Directoras y Gerentes de Servicios Sociales denuncian que el SAAD “se destruye por inanición”

Jueves, 18 de octubre de 2012, a las 18:03

Redacción. Madrid

José Manuel Ramírez.

El Imserso ha hecho públicos los datos a 1 de octubre del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, y no dejan lugar para el optimismo. De hecho, un primer análisis deja muestra del descenso en la mayor parte de los indicadores. Así, el SAAD cuenta con 4.676 beneficiarios con prestaciones menos, 99.333 personas pendientes de valoración, 237.885 en el llamado limbo de la dependencia (personas que, teniendo una prestación reconocida, no la reciben), 476 plazas residenciales menos y 1534 usuarios de ayuda a domicilio menos.

Según ha denunciado la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, “por segunda vez el retroceso es notorio con respecto al mes anterior, todos los datos son negativos: menos solicitudes, menos dictámenes, reducción de grandes dependientes, menos personas con derecho, menos beneficiarios, etc”. Además, la asociación presidida por José Manuel Ramírez señala que de estos datos se deduce un recorte en este mes de “casi 4 millones y el despido de unos 700 trabajadores”. Así, en su opinión, “es obvio que el Sistema se destruye por inanición”.

“El único dato positivo es que la lista de espera baja en 1.212 personas, pero es un espejismo estadístico ya que la tasa de reposición no se mantiene, o han sido incluidos en el sistema adquiriendo la plaza o prestación de un beneficiario que falleció o probablemente fallecieron en ese mes sin haber sido atendidos por el Sistema de la Dependencia”, señala Ramírez, que asegura que “los dos años y medio de plazo que las autonomías pueden aplicar después del Real decreto de 15 de Julio hará que decenas de miles de personas con derecho mueran sin ser atendidas. De lo que se deduce que los fallecimientos financian el déficit del Estado”.