Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:00
Miércoles, 10 de septiembre de 2014, a las 14:11
Redacción. Sevilla
El Sindicato Médico de Sevilla considera que el gasto en productividad que supondrá el nombramiento de 688 nuevos cargos intermedios dificultará que puedan recuperarse los contratos al cien por cien y las pagas extra, tal y como comprometió la presidenta de la Junta, Susana Díaz.

Antonio Gutiérrez, presidente del Sindicato Médico de Sevilla.

Según señala en un comunicado, el gobierno andaluz condiciona sus promesas de recuperar los contratos al cien por cien de los eventuales del Servicio Andaluz de Salud (SAS) y las pagas extras en 2015 al presupuesto; mientras, sólo en concepto de productividad, se incrementa en más de 2,2 millones de euros el gasto anual tras el nombramiento de 688 nuevos cargos intermedios en los tres últimos años por parte del SAS. 

Entre el 29 de junio de 2011 y el 29 de junio de 2014, el SAS ha convocado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) 688 puestos de cargos intermedios en las Unidades de Gestión Clínica (UGC) de toda Andalucía. De esos 688, 252 (36,6 por ciento) han sido convocados en el último año. Esto supone para las arcas públicas un aumento del gasto de más de 2,2 millones de euros, sólo en concepto de rendimiento profesional de dichos cargos.

“Esta cifra llama bastante la atención”, continua el sindicato, “cuando tanto la presidenta de la Junta de Andalucía como la Consejera de Igualdad condicionan sus promesas de recuperación de las contrataciones al cien por cien de los eventuales y la reposición de las pagas extras en 2015 a los ajustes presupuestarios”. “Desde hace ya más de dos años vienen ajustando el presupuesto con contrataciones de eventuales al 75 por ciento (y menores porcentajes), una reducción del 10 por ciento de las nóminas complementarias, una nula tasa de reposición de jubilaciones y una aplicación totalmente injusta y desigual de las 37,5h semanales, entre otras medidas”, asegura.

“Esto supone un doble rasero en la actuación de la dirección de la Consejería”, apunta el sindicato. “Mientras que al resto de los profesionales se les sigue pidiendo un esfuerzo, y se  condiciona su mejora de condiciones de trabajo y recuperación de sus salarios y  pagas extra, no dejan de nombrar cargos intermedios, que también suponen una carga presupuestaria que no es desdeñable”, concluye.