Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 10:40
Martes, 09 de julio de 2013, a las 13:20

Redacción. Mallorca
El Sindicato de Enfermería (Satse) ha denunciado que en el Hospital de Inca la situación del paritorio es “caótica”, y ha apuntado como culpable a la gerencia por “no hacer nuevas contrataciones ni cubrir la totalidad de las vacaciones del personal.”

Según los enfermeros, a finales del mes de junio las matronas de Inca tenían acumuladas 1.060 horas de trabajo extra. De este modo, Satse cree que está “más que justificada” la contratación de una nueva especialista, y más teniendo que cuenta que la jornada laboral media es de unas 150 horas mensuales.

El objetivo de la gerencia del hospital, según Satse, es el “recorte presupuestario, y no el bienestar ni de los pacientes ni de su personal.” “El Sindicato de Enfermería denuncia que se dan por disfrutadas las vacaciones de parte del personal de enfermería durante sus días de descanso mensuales.”, asegura.

Desde el pasado mes de noviembre el paritorio de Inca está cubierto por una matrona, una enfermera y una auxiliar, “una situación totalmente irregular”, según el sindicato, porque lo óptimo son dos matronas por turno, como mínimo. Además, los enfermeros creen que “si durante el verano se diera el caso de una cesárea urgente, que habitualmente requiere además un equipo de quirófano que también ha pasado de tres efectivos a dos, todo el paritorio quedaría atendido por una sola matrona.”

Por otro lado, anuncia que el hospital podría incurrir en un fraude de ley, porque la gerencia contempla en sus previsiones que pueda quedarse sin el servicio de ninguna matrona, y se contrataría a matronas de Atención Primaria.