17 dic 2018 | Actualizado: 16:10

El Síndic de Greuges investiga el proyecto VISC+

La iniciativa supondría la cesión a una empresa de datos sanitarios anónimos para la investigación

mié 07 enero 2015. 21.36H
Redacció. Barcelona
El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha abierto una investigación para recabar información sobre el proyecto VISC+ (Más valor a la información de salud de Cataluña), una iniciativa del departamento autonómico de Salud que supondría que una empresa privada gestionaría datos sanitarios anónimos. Según ha publicado este miércoles el diario El País y han confirmado a Efe fuentes del Síndic de Greuges, la investigación es aún “incipiente” y no se pronunciará “hasta abril o mayo”. Ribó ha encargado pedir y recoger información sobre este proyecto, una iniciativa a la que se opusieron la mayoría de grupos parlamentarios el pasado otoño.

Josep María Argimon.

VISC+ fue presentado por el departamento de Salud y aprobado por el Govern el pasado 28 de julio y consiste en la cesión a una empresa privada, que deberá ganar un concurso público, de la información anónima y segura del sistema sanitario con el objetivo de favorecer la investigación y la innovación en el sector.

El director y el presidente de la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña (Aquas), Antoni Trilla y Josep Maria Argimon, respectivamente, explicaron el proyecto, que, según dijeron, sólo tenía por objetivo ceder estos datos, que siempre serían anónimos, con fines científicos para optimizar la ingente cantidad de datos que acumula la sanidad pública.

El proyecto cuenta con el beneplácito de los directores de algunas instituciones científicas, como el director general del Parque de Investigación Biomédica de Barcelona y de la Fundación Pasqual Maragall, Jordi Camí; el director de la Unidad de Ictus del Hospital Clínico de Barcelona, Àngel Chamorro, y el director adjunto a la dirección del Instituto de Investigación Biomédica Sant Pau, Alfons Hervàs.
Según aseguró entonces Argimon, el Aquas ejercería el gobierno sobre la estrategia del VISC+, haría un seguimiento del día a día y aprobaría un código ético, políticas de transparencias y de seguridad de los datos, que serían anónimos excepto en los casos en los que se demande expresamente identificar a los participantes en algún estudio.

Dudas sobre el proyecto

De hecho, el anonimato de los datos sanitarios de las personas que acuden a la sanidad pública es uno de los aspectos que han generado más debate en Inglaterra, otro de los países en los que se ha implantado un sistema similar. El proyecto ha suscitado también quejas en Cataluña, donde incluso la Autoridad Catalana de Protección de Datos (APDCAT) no vio claro el uso que podría hacerse de los datos.

Josep Maria Argimon aseguró que había informado del proyecto a las asociaciones de consumidores y de usuarios de la sanidad sobre este tema y que valoraría que los catalanes puedan solicitar que sus datos personales queden fuera de este sistema, si así lo consideran. Ahora es el Síndic quien no ve clara esta cesión de datos sanitarios que pretende la Generalitat, y por eso ha abierto la investigación.

ENLACES RELACIONADOS:


El Govern cobrará una tasa a la empresa que gestione el ‘big data’ que revertirá en la sanidad (12/11/14)