Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 13:50
Jueves, 14 de abril de 2011, a las 15:20

Redacción. Mérida
El Servicio Extremeño de Salud (SES), con la colaboración del Instituto de la Mujer de Extremadura (IMEX) ha elaborado un protocolo de actuación para la “detección precoz” de la violencia de género “cuando no hay lesiones físicas”.
 

En la primera, el gerente del SES, Ceciliano Franco, junto a algunos de los profesionales que han participado en la elaboración del protocolo. En la siguiente, Ceciliano Franco, María José Pulido, directora del IMEX; y Elisa Muñoz, directora del proyecto.

La directora del proyecto, Elisa Muñoz, ha explicado que este protocolo supone un “itinerario de abordaje” para los profesionales sanitarios cuando hay lesiones de la salud de las mujeres y “violencia psicológica, económica y sexual”.

En rueda de prensa, además de Elisa Muñoz, el director gerente del SES, Ceciliano Franco, y la directora del IMEX, María José Pulido, han presentado este protocolo que tiene el objetivo de “dar forma y coherencia” a las diversas actuaciones de los profesionales sanitarios extremeños, ha puntualizado Pulido.

Asimismo, la directora del IMEX ha informado que también se realizará un “curso básico de formación en violencia de género” para 19 hospitales y centros de salud de la región con la idea de la “sensibilización de los profesionales” y para hacer “más efectivas y homogéneas” sus intervenciones.

Por su parte, Ceciliano Franco ha subrayado que también está previsto el desarrollo de un observatorio de la mujer para “analizar las desigualdades que existen”, y que se pondrá en marcha en los próximos meses. En este sentido, el director gerente del SES ha destacado que “dentro de las desigualdades de salud” la que “más les avergüenza” es la violencia de género. De ahí que se establezca este protocolo porque el sistema sanitario tiene “una posición privilegiada” para ver “hasta donde llegan estas situaciones de miseria humana”.

Por último, Franco ha resaltado que la violencia de género también es un “problema evidente de salud pública” por lo que el sistema sanitario tiene que ser “responsable” y “establecer pautas comunes” ya que “solo” se pueden “sacar conclusiones” si se trabaja “del mismo modo”.