Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 15:35

El Servicio de Atención Temprana ha atendido a 872 niños desde su puesta en marcha

La red de centros ha llegado recientemente a Calahorra y Arnedo

Miércoles, 07 de mayo de 2014, a las 13:00
Redacción. Logroño
El consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto, acompañado de la directora general de Servicios Sociales, Carmen Corral, ha informado esta mañana de la  evolución del Servicio de Atención Temprana, que desde su puesta en marcha en 2010 ha atendido a 872 niños de 0 a 6 años de edad, con los que se han realizado un total de de 92.384 sesiones de intervención en logopedia, estimulación, psicomotricidad y fisioterapia, de manera principal.  En total, en este periodo se ha destinado un montante de 2,3 millones de euros.

E

José Ignacio Nieto y Carmen Corral.

l germen del actual Servicio de Atención Temprana tiene su origen en 2005, cuando el Gobierno puso en marcha un proyecto integral de atención temprana para atender a la población infantil riojana afectada por algún tipo de discapacidad. La metodología de este modelo de atención fue entonces avalada por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, que lo eligió como proyecto piloto.

Con posterioridad, en 2010 el Gobierno se convirtió en pionero al dar un paso fundamental al sustituir el anterior sistema (basado en ayudas de hasta un 80 por ciento de los tratamientos) por un modelo de servicio público de carácter universal y gratuito a menores de 0 a 6 años de edad “que requieran una intervención para prevenir o compensar las desventajas transitorias o permanentes en su desarrollo”.

Forma parte del Sistema Riojano para la Autonomía Personal y Atención a la Dependencia y es compatible y complementario con las intervenciones que se realizan desde Salud y Educación, de acuerdo a los protocolos de coordinación y derivación existentes entre los tres sistemas. El Servicio de Atención Temprana se concibe como un programa de atención individualizada de carácter preventivo, asistencial, habilitador, interdisciplinar y orientado tanto a los propios menores como a su entorno familiar y social, con el gran objetivo final de que los menores “alcancen las máximas cotas de autonomía posibles”.