Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

El sector de la dependencia sigue a la espera de una solución a los impagos

Aerte se ha reunido con representantes de las consejerías de Bienestar Social y Hacienda

Viernes, 13 de septiembre de 2013, a las 20:13

Redacción. Valencia
La Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunidad Valenciana (Aerte), que ha mantenido una reunión este viernes con las consejerías de Bienestar Social y Hacienda, ha asegurado que sigue esperando un compromiso y la firma de una regulación segura de los pagos comprometidos con el sector de forma equitativa.

José María Moreno, presidente de Aerte.

Aerte, que había solicitado a las administraciones valencianas un plan de pagos que pueda garantizar la sostenibilidad del sector, sigue sin una contestación clara ni con la seguridad de que se vaya a afrontar la deuda que mantiene con la administración, aunque desde las consejerías de Bienestar Social y de Hacienda se han comprometido a que no se eleve la deuda contraída desde 2012 mediante un mecanismo de pago mensual que podría estar listo a finales de este mes.

Desde la patronal valenciana han insistido a las administraciones que el sector de la dependencia en la Comunidad Valenciana “se encuentra en una situación muy compleja y delicada al no poder hacer frente por más tiempo a la carga de deuda que mantiene la Generalitat Valenciana y que sólo en los centros de atención a dependientes de titularidad pública asciende a más de 50 millones de euros, correspondientes a las facturas desde octubre de 2012. Cabe recordar que estos centros atienden a más de 5.000 personas, entre dependientes y discapacitados, y dan empleo a más de 3.000 profesionales”.

Por otra parte, Aerte ha solicitado de nuevo una ordenación del sector con iniciativas como la existencia del mismo número de plazas concertadas que de ayudas directas al usuario con un presupuesto que se distribuya equitativamente entre ambos programas, respetando siempre la libertad de elección del usuario. Por último, desde la patronal valenciana han insistido en la necesidad de la aplicación de la Ley de la Dependencia en la Comunidad Valenciana, así como la atención de los más de 11.000 personas dependientes, ancianos y discapacitados en su mayoría, que tienen reconocido el derecho a asistencia pero no reciben ninguna prestación.