16 nov 2018 | Actualizado: 00:00

El SCS elabora un nuevo Manual de Prevención y Cuidados Locales de Heridas Crónicas

Esta publicación se enmarca dentro del modelo de calidad y mejora continua

Miércoles, 20 de abril de 2011, a las 11:39

José María Ostolaza, gerente del SCS.

Redacción. Santander
El Servicio Cántabro de Salud (SCS) ha elaborado un nuevo Manual de Prevención y Cuidados Locales de Heridas Crónicas, que cuenta con el conocimiento y los avances científicos más actuales, promueve la salud y previene las enfermedades.

Además de recoger las expectativas de los profesionales y las necesidades demandadas por los ciudadanos sobre el abordaje de estas lesiones, este nuevo manual aborda de manera integral el cuidado de la persona con heridas crónicas. También incluye contenidos revisados y actualizados del Manual de Prevención y Cuidados Locales de las Úlceras por Presión e incorpora nuevos capítulos sobre las úlceras de la extremidad inferior, úlceras neoplásicas y manejo del dolor en estas lesiones.

La elaboración de este nuevo anual se enmarca dentro del modelo de calidad y mejora continua implantado por el SCS en todos sus servicios. Esta nueva edición actualiza las publicaciones realizadas en los años 2005 y 2007 para mejorar la prevención y tratamiento de estas lesiones, que generan graves consecuencias en los pacientes y que según algunos autores se pueden prevenir en un 95 por ciento de los casos.

Este nuevo manual parte de la definición de herida crónica, que es aquella que requiere largos procesos de cicatrización superiores a 6 semanas, ofrece una descripción de la estructura de la piel, clasifica las fases del proceso de cicatrización, informa sobre los principales aspectos de una valoración integral y establece los cuidados locales a aplicar.

Actualmente, las heridas crónicas, y particularmente las úlceras por presión, representan un problema de salud con importantes repercusiones sociosanitarias. De hecho, la aparición de estas lesiones retrasa la recuperación funcional de los pacientes, pueden complicarse con dolor y/o infección, prolonga la estancia hospitalaria e interfiere en la calidad de vida de las personas que las padecen. De acuerdo con las estimaciones del Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento de Úlceras por Presión y Heridas Crónicas, en España cerca de 90.000 personas padecen úlceras por presión.

Por otro lado, la prevención de la aparición de las úlceras por presión se enmarca dentro de la estrategia del Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud, dirigida a implantar en las Comunidades Autónomas proyectos que impulsen prácticas seguras.