Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

El SCS aumenta del 80 al 95% el tratamiento de los pacientes con infarto agudo de miocardio

Este método ha sido reconocido por la Sociedad Europea de Cardiología

Lunes, 23 de septiembre de 2013, a las 11:33

Redacción. Santander
La vía clínica Actua, puesta en marcha por el Servicio Cántabro de Salud (SCS) a comienzos de año, ha logrado un “importante” aumento del porcentaje de pacientes con infarto agudo de miocardio que reciben tratamiento específico, en concreto, del 80 por ciento de 2011 al 95 por ciento del pasado mes de agosto. La iniciativa ‘Stent for Life’ de la Sociedad Europea de Cardiología ha premiado al grupo de trabajo que diseñó dicha vía por los resultados obtenidos ya durante la fase previa. 

Carlos León, gerente del SCS.

Su puesta en marcha, en la que participan todos los niveles asistenciales, tiene por objetivo mejorar el tratamiento del infarto agudo de miocardio, lo que, según las recomendaciones internacionales, se logra sobre todo mediante el aumento del número de pacientes a los que se practica angioplastia coronaria primaria (cateterismo con introducción de balón para dilatar la arteria obstruida).

El primer paso para desarrollar esta iniciativa fue, según ha explicado el Gobierno de Cantabria en una nota, la creación, en diciembre de 2011, de un grupo de trabajo formado por profesionales -médicos y enfermeros- de todos los ámbitos que intervienen en la atención a un paciente con infarto agudo de miocardio: Atención Primaria, sistema de emergencias 061, urgencias hospitalarias y servicios de Cardiología de Sierrallana y Valdecilla.

Durante todo un año, este equipo de profesionales analizó la situación de la asistencia al infarto en Cantabria para detectar carencias y comenzar a aportar soluciones al tiempo que diseñaba la vía clínica.

El análisis de los resultados demuestra que éstos comenzaron a mejorar notablemente a lo largo de 2012, durante la fase previa del grupo de trabajo, antes de la aplicación de la vía como tal.

Aunque el progresivo aumento de angioplastias primarias llevadas a cabo por la Unidad de Cardiología Intervencionista del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla ya había mejorado la atención al infarto entre 2006 y 2011, en 2012 recibieron tratamiento de reperfusión el 90 por ciento de los pacientes que sufrieron un infarto, un 10 por ciento más que el año anterior, y al 86 por ciento de ellos se les practicó una angioplastia primaria, un 32 por ciento más.

A lo largo de 2013, las cifras han seguido mejorando y en agosto pasado se ofertó tratamiento de reperfusión en las primeras horas al 95 por ciento de los pacientes que sufrieron un infarto de miocardio.