Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15

El SCS dice que la integración de los laboratorios no afectará ni a pacientes ni a trabajadores

El laboratorio no se implantará hasta que no esté concluido el Marqués de Valdecilla

Viernes, 28 de marzo de 2014, a las 13:57
Redacción. Cantabria
El gerente del Servicio Cántabro de Salud (SCS), Carlos León, ha asegurado este viernes que el proceso de integración de los laboratorios clínicos de los hospitales del SCS no afectará a los pacientes ni reducirá puestos de trabajo, aunque sí podrían producirse desplazamientos de los profesionales sanitarios en un futuro.

Carlos León.

En este sentido, ha subrayado que la decisión de la integración de los laboratorios "está tomada", siguiendo la estela del resto de sistemas sanitarios del país para buscar la "eficiencia", pero el modelo, en fase preliminar, no está definido. Se buscará "el máximo consenso" para ello y será entonces cuando "veamos qué personal puede desplazarse o no".

En todo caso, la implantación del laboratorio de referencia no se producirá hasta que no esté concluido el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, donde se ubicará, lo que sucederá en el segundo semestre de 2015, ha recalcado. Es una actuación "absolutamente ajena", ha insistido, y quienes la vinculan pretenden agitar el discurso de la privatización y "desmantelamiento" de los servicios públicos, en su opinión.

León ha reiterado que "el personal no se va a tocar" porque es "necesario", así como que los usuarios de los centros de salud y hospitales comarcales "seguirán como hasta ahora" y "no verán mermada su calidad de atención", pues "se desplazarán los tubos, no los pacientes" al laboratorio de referencia. Plantilla y pacientes son las "dos líneas rojas" del proyecto que, bajo instrucción de la consejera de Sanidad y Servicios Sociales, María José Sáenz de Buruaga, "no se van a tocar" y en las que el mismo tendrá "impacto nulo".

El gerente del SCS se ha pronunciado así en una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por Maribel Priede, gerente del Hospital Sierrallana, César Pascual, gerente del Hospital Marqués de Valdecilla, Elvira García Cantero, directora médico de Atención Primaria, y Antonio Rut, director de gestión del Hospital de Laredo.

En la misma, León ha manifestado su "sorpresa" y ha lamentado la "manipulación partidista y política" que, según él, PSOE y PRC así como sindicatos, están haciendo del proyecto de integración de los laboratorios y que está creando una "alarma innecesaria y totalmente injustificada". Así, ha señalado que no es cierto el "desmantelamiento" de servicios en Laredo denunciado por la Junta de Personal y PSOE y PRC, afirmando que está "fuera de toda duda" la "apuesta" del Ejecutivo por el futuro de ambos hospitales, ya que "después de años de sequía" se les ha dotado de presupuesto "real para funcionar, cosa que no existía", y se han acometido actuaciones de mantenimiento y mejora "importantes", cuando "nadie invierte en un centro que pretende desmantelar".

Además, ha explicado que los laboratorios de Sierrallana y Laredo seguirán abiertos, y que su integración dará lugar un laboratorio de referencia. De este modo, su impacto sobre la plantilla "será nulo", al igual que sobre los pacientes, que seguirán yendo a su centro de salud u hospital comarcal y no tendrán que desplazarse.

Por otra parte, ha subrayado que no se trata de una "privatización" y que no existen "intereses económicos de nadie" en esta decisión que solo busca la "eficacia"; eficacia que "ya no es una opción, es una obligación que nos piden los usuarios y los profesionales".

En su opinión, con su denuncia, los sindicatos y los partidos de la oposición pretenden desacreditar un proyecto "estratégico" del Gobierno en un proceso que están abordando "todos los sistemas de salud por pura racionalidad asistencial".