Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Satse alerta de que reestructurar Primaria reducirá las retribuciones en la enfermería

El sindicato denuncia que las enfermeras no tienen asignado personal

Miércoles, 07 de mayo de 2014, a las 13:49
Redacción. Valladolid
El Sindicato de Enfermería, Satse, de Castilla y León ha iniciado un proceso de reclamaciones ante Servicio de Salud de Castilla y León (Sacyl) porque la reestructuración de Primaria va a suponer que enfermeras de este nivel asistencial en el medio urbano vean reducidas sus retribuciones porque las gerencias consideran que con esta reorganización verán reducido el número de tarjetas sanitarias a las que atienden.

Silvia Sáez, secretaria autonómica de Satse.

La reestructuración llevada a cabo en Atención Primaria ha supuesto una reorganización de las plazas de enfermería de modo que se han eliminado plazas en el medio rural para crear otras en centros de salud urbanos que, según la Consejería de Sanidad, contaban con más carga de trabajo y más pacientes, ha informado el sindicato. Tras esta reorganización, algunos de estos centros urbanos cuentan ahora con más enfermeras, lo que ha servido a Sacyl para argumentar que se va a producir una redistribución de las cargas asistenciales y que, como consecuencia de ella, las enfermeras que trabajan en esos centros atenderán menos tarjetas sanitarias y por tanto, verán reducidas sus retribuciones.

Las reclamaciones se presentan porque a juicio de Satse, no es cierto que se vayan a reducir las cargas de trabajo de estas enfermeras ni la presión asistencial, porque la demarcación asistencial no ha cambiado para cada una de esas enfermeras en cuestión, que tendrán que seguir atendiendo al mismo cupo de población del médico que les corresponde.

Satse manifiesta su disconformidad con esta nueva medida que supone un nuevo perjuicio para los derechos de la enfermería de Primaria, que ha visto cómo la reestructuración suponía que se redujeran plazas de enfermera en el medio rural y que, por tanto, aumentaran las cargas de trabajo para los profesionales enfermeros de esos centros donde se eliminan plazas, y que ahora tiene que hacer frente a que esa reestructuración empeore sus condiciones retributivas.

Además, Satse resalta que ya ha denunciado en numerosas ocasiones que las enfermeras no tienen asignado personal y directamente el número de tarjetas sanitarias que deben atender como sí lo tienen los médicos, y tienen que depender del número de pacientes que estos atienden y que esta reestructuración suponga un perjuicio económico para ellas.