Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50

El SAS publica su concurso de equivalentes terapéuticos

Busca una denominación diferente para sortear posibles choques con la recién reformada Ley del Medicamento

Martes, 30 de julio de 2013, a las 18:08

María Jesús Montero, consejera de Salud y Bienestar Social de Andalucía.

Redacción. Sevilla
El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha abierto el plazo para que los laboratorios presenten sus ofertas a la selección, por parte de Andalucía, de determinados principios terapéuticos para ser utilizados en indicaciones precisas de algunos grupos de enfermedades. Los llamados equivalentes terapéuticos. Un total de 22 lotes de principios activos saldrán a selección pública, de los que resultará seleccionado un principio activo por cada lote para una indicación terapéutica concreta. Los laboratorios tendrán hasta el  30 de septiembre del año en curso para presentar sus ofertas

En el comunicado enviado por la Consejería de Salud y Bienestar Social, se evita en todo momento la mención a los equivalentes terapéuticos o a las alternativas terapéuticas equivalentes, conceptos cuya competencia, tras la reforma de la Ley del Medicamento, ahora está en manos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps). En vez de utilizar estas aceptciones, hasta ahora empleadas por el SAS, se explica que “este acuerdo marco consiste en seleccionar grupos o conjuntos de medicamentos que no son idénticos en su composición -desde el punto de vista químico-, pero que tienen una actividad farmacológica y terapéutica similar”.

El departamento pone como ejemplo “los inhibidores de la bomba de protones (esomeprazol, omeprazol o pantoprazol) que sirven para combatir la acidez gástrica o las distintas epoetinas que existen en el mercado farmacéutico para el tratamiento de algunos tipos de anemias”.

Indica, asimismo, que “los principios activos que se seleccionen de cada uno de estos grupos se destinarán a su administración a todos aquellos pacientes para los que no existan factores clínicos que condicionen la elección. Además, se utilizarán para inicios de tratamientos, lo que no supondrán variación en los tratamientos ya instaurados, salvo que el criterio médico lo determine”.

El consumo anual de los medicamentos incluidos en el acuerdo marco (que suponen el 24,7 por ciento del consumo total de fármacos hospitalarios) asciende a 160 millones de euros. Como la selección de principios activos es sólo para determinadas indicaciones,  el SAS prevé que afecte al 50 por ciento del consumo de los medicamentos incluidos en el acuerdo marco -80 millones de euros- y se estima un ahorro anual en la factura de la farmacia hospitalaria de entre 8 y 10 millones de euros. La medida afectará a los medicamentos que se dispensan en los hospitales del Servicio Andaluz de Salud, tanto a pacientes ingresados como a pacientes con tratamientos ambulatorios que, por su especificidad (algunas enfermedades oncológicas o infecciosas, entre otras), retiran sus fármacos en la farmacia hospitalaria, en lugar de en oficinas de farmacia.

Libertad de prescripción

Por otro lado, la consejería asegura que “este sistema de selección de medicamentos no supondrá limitación o traba a la libertad de prescripción de los facultativos. De hecho, el médico podrá prescribir un fármaco que no haya sido seleccionado en este acuerdo marco para un paciente que ya tenga un tratamiento activo, o para el que no considere necesario cambio en el mismo o presente intolerancias o alergias a alguno de los componentes del medicamento seleccionado”. Además, afirma que “entre las ventajas que presenta este nuevo sistema de compra están, además, la protocolización de la prescripción de fármacos en un centro, lo que permitirá seguir guías para prescribir según la mejor evidencia científica disponible y el menor coste para el sistema”.