Redacción Médica
18 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 15:55

El Santa Lucía incorpora este año la radiología intervencionista

La especialidad, muy reciente, no existía hasta ahora en el Área 2 de Salud de Cartagena

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Hospital Universitario Santa Lucía de Cartagena.

EP. Murcia
El Hospital General Universitario Santa Lucía, en Cartagena (Murcia), comenzará en los primeros meses del 2011 a realizar radiología intervencionista utilizando para ello una innovadora tecnología de Siemens.

Según David Contreras Padilla, nuevo radiólogo intervencionista del Hospital de Cartagena, “es, probablemente, el angiógrafo más avanzado que existe en la actualidad y que nos ayudará a tratar una gran variedad de enfermedades aplicando a los pacientes tratamientos mucho menos agresivos, mejorando el tiempo de la recuperación y los resultados, en los casos que sea posible aplicarla”.

Se trata de una especialidad reciente, y que hasta ahora no estaba en funcionamiento en el Área 2 de Salud de Cartagena, y de la que sólo existen adscritos en la Sociedad Española de Radiología Vascular e Intervencionista seis facultativos más en la comunidad autónoma.

El uso de las técnicas de radiología intervencionista ofrece importantes ventajas respecto a la cirugía convencional, ya que provocan menos problemas de morbilidad y mortalidad y resulta menos invasiva, según han informado fuentes del centro hospitalario.

Esto, según Contreras Padilla, “hace que, a la hora de aplicar tratamientos, como puede ser el caso de los enfermos renales crónicos, se respete mejor el capital venoso del paciente y se puedan salvar accesos vasculares que son irrecuperables sin estas técnicas”.

El ‘Artis Zeego’ de Siemens, único aparato de estas características en la Península Ibérica, cuenta con un innovador sistema que obtiene las imágenes a través de un intensificador suspendido de un brazo robótico, lo que permite posicionarlo en cualquier zona del paciente con gran agilidad y precisión. Es el primero del mercado que hace uso de la robótica industrial en un sistema angiográfico.

Otra diferencia respecto al resto de angiógrafos actuales es que puede obtener imágenes tipo TC (tomografía computerizada), y, para ello, rota alrededor del paciente obteniendo multitud de imágenes que posteriormente se pueden postprocesar en 3D.

Según Contreras Padilla “por estar controlado por el brazo robótico, estas imágenes son obtenidas de un volumen del paciente mayor, por lo que nos da más información en menos tiempo y con menor radiación para el paciente”.

Este aparato además, para el nuevo radiólogo intervencionista del Hospital de Santa Lucía, “incorpora el software más avanzado para navegar por los vasos sanguíneos, y de guiado de punciones, para llegar con una aguja al sitio deseado que suele ser el primer paso en multitud de procedimientos”.

En radiología intervencionista se realizan multitud de procedimientos, tan variados como tomar una muestra de tejido sin necesidad de hacer una incisión quirúrgica (biopsia percutánea); tratar una hemorragia interna o enfermedades de los vasos sanguíneos, o tratar determinados tumores. Ejemplos son el hepatocarcinoma o las metástasis hepáticas del carcinoma de colon, los miomas uterinos o los tumores renales, entre otros.

Para esto último, se accede a las arterias que nutren estos tumores y se cierran o se libera quimioterapia directamente, con lo que se lesiona el tumor con menos efectos secundarios para el paciente que la quimioterapia clásica intravenosa.
Se trata, por tanto, de una alternativa al tratamiento quirúrgico de muchas condiciones y que presenta ventajas como disminución de los riesgos, dolor y tiempo de recuperación en comparación a otros procedimientos.

La mayoría de los tratamientos son ambulatorios o sólo requieren una internación muy breve, ya que, normalmente, no se requiere anestesia general y los procedimientos pueden resultar más económicos que la cirugía convencional u otros procedimientos.

Contreras Padilla es licenciado en Medicina por la Facultad de Medicina de Granada. Realizó la residencia (MIR) en radiología en el servicio de radiología del Hospital Morales Meseguer de Murcia.

Durante este periodo, se ha especializado en radiología intervencionista con estancias en las unidades de Radiología Vascular Intervencionista de la Clínica Universitaria de Navarra en Pamplona; el Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia; y el Hospital General Universitario de Alicante. Este médico ha sido también facultativo del Hospital Marina Salud de Denia, siendo el responsable de la Unidad de Radiología Vascular Intervencionista en el centro.