Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 12:55
Viernes, 04 de abril de 2014, a las 15:07
Redacción. Cartagena
El Hospital Santa María del Rosell de la Región de Murcia ha comenzado a sentar las bases de un cambio funcional en su estructura para potenciar las intervenciones sin ingreso en el Área II de Salud. En este proyecto, además de nuevos circuitos y protocolos, se incorpora de momento un anestesista que se erige en  el coordinador de todo el proceso asistencial, desde que el paciente entra en lista de espera de la mano del cirujano, hasta decidir si se puede operar o no por medio de cirugía mayor ambulatoria (CMA).

Hospital de Santa María del Rosell en Cartagena.

Según ha explicado Manolo García Cayuela, uno de los coordinadores del proyecto de CMA del Rosell, el proyecto “nos ayudará a gestionar la lista de espera y ofrecer un tratamiento más personalizado a los pacientes”.
A partir de este planteamiento –continuó García Cayuela–  se están dando los primeros pasos para hacer del Rosell un potente hospital de CMA que irá poco a poco sumando actividad y complejidad en las patologías que asuma y que permitirá a sus pacientes irse a sus casas en el mismo día.

Coordinado con el resto del equipo decidirá también, después de las ocho de la tarde, si el paciente se mantiene en la zona de Readaptación al Medio,  puede irse a su casa, o debe permanecer más tiempo en Observación de Urgencias del Rosell. También, si en algún caso, debe ser trasladado al hospital de Santa Lucía.
Este recurso adicional de anestesia, “nos permitirá incrementar en un principio entre diez y quince quirófanos mensuales en el Rosell y empezar a ampliar la actividad de servicios como Oftalmología, Otorrinolaringología, Traumatología, Urología y Ginecología”.

Del mismo modo –ha añadido el coordinador–, activar este proyecto de CMA de forma más coordinada y siguiendo el nuevo protocolo “nos permitirá trasladar al Rosell patología menos invasiva que actualmente hacemos en el hospital de Santa Lucía”.

El bloque quirúrgico del hospital de Santa Lucía a su vez podrá contar con más huecos en sus quirófanos que asumirán patología necesaria de ingreso lo que, en total, se puede traducir en unos 800 pacientes más intervenidos en el Complejo Hospitalario durante 2014.

Funcionamiento y estructura del bloque quirúrgico de CMA

Los profesionales han diseñado un “circuito” de CMA que comienza con la inclusión del paciente en el nuevo “Programa quirúrgico de CMA”. Para ello el paciente debe de cumplir una serie de Criterios de Inclusión en CMA, tanto quirúrgicos como anestésicos y socio-demográficos. Se trata de unos criterios claramente definidos en unos protocolos creados al efecto y que son conocidos por todos los profesionales que participan en el proceso de la CMA.

La inclusión definitiva del paciente en el programa de CMA requiere la condición indispensable de que éste acepte ser intervenido en régimen ambulatorio. Por ello el paciente será informado verbalmente y por escrito de lo que es una CMA y sus particularidades. La negativa del paciente a ser intervenido de forma ambulatoria no significa que no se va a operar, sino su inclusión en el programa de cirugía con ingreso.

Una vez aceptado de forma definitiva el programa quirúrgico de CMA, el paciente será llamado para cirugía el día que le corresponda de acuerdo con la programación quirúrgica. Acudirá entonces al Hospital Santa María del Rosell para ser operado. Ingresará en la UCMA (Unidad de CMA) del Rosell y pasará por sus diferentes dependencias según se ha establecido en el circuito.

En todo momento el paciente estará atendido y controlado por el personal facultativo y  de enfermería asignados a las diferentes dependencias de la UCMA y acompañado por sus familiares en los momentos durante gran parte del proceso.

Cuando el paciente cumpla los Criterios de alta a domicilio, claramente definidos, podrá marchar a casa acompañado de sus familiares. En este momento el paciente recibe toda la documentación, que le informa de forma clara sobre cómo actuar en casa en este periodo posoperatorio y se le facilita  un teléfono de contacto para consultar cualquier duda o problema las 24 horas al día.

En el caso de que el paciente no cumpla criterios de alta a la hora del cierre de la unidad de CMA (20horas) quedará ingresado en una Unidad de Observación habilitada en las Urgencias del Rosell hasta que pueda ser dado de alta. En el caso de cualquier eventualidad que suponga el ingreso hospitalario del paciente, éste sería trasladado al Hospital de Santa Lucía de acuerdo a los protocolos establecidos de traslado interhospitalario de pacientes.