Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 15:40

El PSOE pide a la Junta que rectifique la eliminación de las mamografías desde los 45 años

Sáez Aguado apela al criterio de los expertos para retrasar la edad de la prueba

Miércoles, 11 de diciembre de 2013, a las 13:16
Redacción. Valladolid
El Grupo Parlamentario Socialista ha hecho un llamamiento a la Junta de Castilla y León para que recapacite y rectifique la decisión de eliminar a partir del 1 de enero de 2014 el programa de cribado para la detección precoz de cáncer de mama en el tramo de edad de 45 a 50 años, como se practica hasta la fecha.

Muñoz Expósito.

“Dejen de leer tanto a la ministra -el ‘huracán Ana Mato’-- que les tiene cegados de tanta luz y actúen”, ha reclamado el procurador socialista Francisco Javier Muñoz Expósito, quien ha advertido de que la eliminación de ese tramo de edad es un “error”, sólo creará confusión entre las mujeres de Castilla y León y simplemente engrosará las listas de las clínicas privadas en las que sí se realizará esta prueba diagnóstica.

“El espacio que ahora dejan lo va a ocupar Sanitas”, ha lamentado el procurador socialista, al que ha respondido por alusiones el propio consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, quien, tras rechazar posiciones conservadoras porque “las cosas no son inmutables”, ha apelado a la necesidad de seguir los criterios de los expertos que en su mayoría han abogado por la realización de mamografías a partir de los 50 años, si bien ha admitido que otros tienen dudas.

Del mismo modo, ha defendido la importancia de fijar un criterio común y homogéneo en toda España para favorecer un acceso igualitario a esta prueba diagnóstica. “No creo que Andalucía haya tenido abandonadas estos años a las mujeres o que haya abierto las pruebas al sector privado”, ha asegurado Sáez Aguado, que ha rechazado demagogias en este sentido por parte del PSOE.

Sin embargo, Muñoz Expósito ha insistido en que por cada experto que dice una cosa hay otro que dice lo contrario o algo diferente y, al igual que un árbitro no pita un fuera de juego si tiene dudas, ha pedido que no se aplique la medida si no hay certeza de su efectividad.