19 nov 2018 | Actualizado: 12:10

El PSOE aprovecha la reforma de la Ley del Medicamento para intentar frenar el copago

Los socialistas presentan enmiendas al hilo de la tramitación parlamentaria de la normativa

Domingo, 02 de junio de 2013, a las 22:10

Redacción. Madrid
El Grupo Parlamentario Socialista quiere aprovechar la tramitación parlamentaria de la reforma de la Ley del Medicamento, aprobada por el Gobierno para reforzar la fármacovigilancia y la lucha contra los medicamentos falsificados, para intentar revocar las principales medidas de la reforma sanitaria de la ministra de Sanidad, Ana Mato, como el nuevo copago farmacéutico o la decisión de dejar sin derecho a tarjeta sanitaria a los inmigrantes en situación irregular.

Sesión plenaria en el Congreso de los Diputados.

En concreto, los socialistas han presentado una enmienda para eliminar la posibilidad de un copago en medicamentos de dispensación hospitalaria y limitarlo a aquellos productos dispensados en las oficinas de farmacia.

En ese caso, proponen acabar con el sistema de aportación ciudadana en función de la renta que entró en vigor el pasado mes de julio para que todos los trabajadores activos paguen un 40 por ciento del precio de sus medicinas.

Asimismo, recuperarían la exención del pago de medicamentos a pensionistas y colectivos asimilados y mantendrían la que estableció Mato para los desempleados que han perdido el derecho a percibir el subsidio de desempleos.

Por otro lado, también han presentado una enmienda que introduciría una modificación de la Ley de Extranjería para volver a reconocer a los extranjeros la asistencia sanitaria en las mismas condiciones que los españoles “con el mero requisito del empadronamiento”.

El PSOE también intentará unificar la Cartera de Servicios para que ninguna prestación pueda tener copago, como sucede ahora con el transporte sanitario no urgente, los productos ortoprotésicos o los dietoterápicos.

Además, también propone la prescripción de medicamentos por principio activo para la dispensación del fármaco de menor precio y que, a igualdad de precios, no sea obligatorio dispensar un genérico o biosimilar en perjuicio de los de marca.

Por otro lado, la Izquierda Plural ha sido el único grupo que ha presentado una enmienda a la totalidad del proyecto de Ley al entender que el Gobierno se escuda en la trasposición de dos directivas europeas para hacer una auténtica reforma de la Ley del Medicamento e incluir nuevas tasas.

UPyD, por su parte, ha introducido varias enmiendas que defienden que toda prescripción de tratamiento farmacológico se realice “en base al número de dosis que el tratamiento” y no equiparar los medicamentos biosimilares a los genéricos a la hora de una sustitución, algo que también ha pedido PNV.