Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

El PSOE afirma que el descenso de dependientes se debe a fallecimientos

Marisol Mateos ha señalado que mucha gente se ha dado de baja del sistema

Domingo, 16 de febrero de 2014, a las 13:29

Redacción. Mérida
El PSOE de Extremadura ha criticado la "lamentable manipulación" de las cifras sobre la aplicación de la Ley de Dependencia que, a su juicio, realiza el Gobierno regional, y en este sentido sostiene que actualmente hay 5.473 dependientes menos en la región "por bajas y fallecimientos".

El principal partido de la oposición ha criticado las últimas medidas adoptadas por el Gobierno regional con respecto a la aplicación de la Ley de Dependencia, y en concreto ha manifestado que los últimos decretos aprobados en la materia a finales de 2013 "vuelven a castigar" a los dependientes y a sus familias.

La portavoz socialista en materia de Dependencia en el Parlamento de Extremadura, Marisol Mateos, señala que los decretos también afectan negativamente a los cuidadores y a los profesionales y entidades que trabajan en los servicios de atención de dependencia.

"En 2014, el PP da una vuelta de tuerca a su estrategia de desmantelamiento del Sistema Nacional de Dependencia", sostiene la diputada socialista, quien explica que el nuevo baremo introducido por el Ejecutivo de José Antonio Monago "endurece la entrada de nuevos dependientes, especialmente los de Grado III, lo que da como resultado una tendencia negativa de disminución de grandes dependientes".

"Se priman los servicios privados frente a los cuidados familiares y se perjudica el desarrollo de una red pública de servicios", ha apuntado Mateos, quien ha añadido en una nota de prensa que Extremadura se verá "obligada" a aplicar la reducción de la intensidad de la ayuda a domicilio hasta en 20 horas para grandes dependientes, pasando de 90 a 70 horas mensuales de atención máxima.

Burocratización de los servicios

Por otro lado, los decretos aludidos por la portavoz socialista "derogan la revalorización de las prestaciones económicas de la atención a la dependencia y burocratizan aún más el acceso a los servicios". Explica en este sentido que "el posible beneficiario deberá presentar un informe de salud y documentación sobre su situación económica y patrimonial antes de ser valorado".

La “falta de servicios por los recortes" ha provocado "un descenso de la lista de espera", señala Mateos, quien se ha preguntado "¿dónde están los dependientes en lista de espera expulsados a finales de 2012 tras la aprobación del Real Decreto-ley 20/2012?". "Se han dado de baja", ha contestado, "o en muchos casos han fallecido esperando".

Los socialistas extremeños califican de "lamentable" la "manipulación de datos" por parte del PP, pues en Extremadura hay "5.473 dependientes menos dentro del sistema como consecuencia de bajas o fallecimientos", según Mateos.
"Terriblemente para los ciudadanos extremeños, la derecha extremeña ha venido aplicando drásticos recortes que han supuesto la asfixia económica a la Ley de Dependencia", ha apostillado.

25 millones menos en servicios sociales

Asimismo, ha manifestado que el presidente del Gobierno extremeño "ha asumido las limitaciones presupuestarias y permite que haya ciudadanos extremeños que se queden sin la Teleasistencia del Imserso". También ha puesto en relieve la situación de 3.649 cuidadoras familiares, que según los socialistas han dejado de recibir "una ya mermada prestación económica". De ellas el 93 por ciento son mujeres, que se han visto "afectadas por la eliminación de la cotización a la seguridad social".

Con respecto al aplazamiento a enero de 2015 de la entrada de la Dependencia Moderada, la portavoz socialista ha apuntado que "ha perjudicado a más de 10.000 personas que han perdido derechos a consecuencia de los recortes". "La derecha extremeña promociona los servicios privados frente a los cuidados familiares, además de perjudicar el desarrollo de una red pública de calidad-ha indicado", ha añadido.

Por último, Mateos ha criticado que tras dos años y medio de gestión del PP y tres presupuestos en su haber, el año 2013 ha finalizado con un "retroceso notorio con respecto al 2011". "Extremadura ha reducido 25 millones de euros el gasto en servicios sociales", ha asegurado, lo que supone un descenso del 6,63 por ciento, y 15,55 euros por habitante. Por ello, considera que "no ha habido una gestión eficiente en la etapa de Monago, ya que sólo se han incorporado al sistema 2.800 dependientes, y en la etapa socialista lo hicieron 17.976 dependientes.