Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

“El psicooncólogo debe estar presente al tratar el cáncer”

El centro vasco apuesta por esta figura en sus instalaciones

Martes, 11 de enero de 2011, a las 18:23

Redacción. Bilbao

El diagnóstico de un cáncer, así como su tratamiento, son momentos muy complicados tanto para los pacientes como para sus familias. Afrontar la noticia de una enfermedad de estas características requiere muchas veces del aplomo y sangre fría de la que en ese momento carecen la mayoría de las personas que la reciben.

La labor del psicooncólogo obtiene cada vez más reconocimiento.

Es por esto que cada vez más pacientes solicitan la ayuda de la figura del psicooncólogo para hacer frente a la patología, una figura reivindicada por el Instituto Oncológico Baselga de Bilbao.

En este centro sanitario, la atención psicológica la paciente diagnosticado de cáncer es tan importante como el propio tratamiento oncológico porque, como explica Carolina Lavandero, psicooncóloga de esta institución, el desconcierto y la incomprensión son las primeras emociones que se instalan en el enfermo: “El paciente se queda como paralizado, sin poder o sin saber inicialmente cómo reaccionar”, comenta .

La labor del psicooncólogo consiste en “dar soporte a pacientes y familiares a la hora de afrontar el proceso de adaptación que supone una enfermedad oncológica en cada una de sus fases: diagnóstico inicial, elaboración de malas noticias, cambios de tratamiento, expectativas, esperanzas, pérdidas…”, explica la especialistas, que señala que su ayuda se puede extender también a otros campos. De hecho, el equipo sanitario que atiende a los enfermos solicita muchas veces sus servicios: “Se les ofrece soporte emocional y estrategias de afrontamiento. debido al sufrimiento inherente en este tipo de casos y al desgaste emocional que puede suponer para los profesionales de la oncología”, apunta Lavandero.

Por ello, aunque no todos los pacientes lo requieran, desde el Instituto Onológico Baselga , defienden la psicooncología como un recurso indispensable dentro del propio servicio de oncología y la comunicación como una de las claves de su trabajo.

“En muchos casos, el silencio acerca de la enfermedad se convierte en protagonista, cuando lo mejor para él es expresar lo que va sintiendo en cada momento”, explica Lavandero.. “Es aquí el psicooncólogo tiene una tarea fundamental, facilitar este tipo de comunicación entre paciente y familiares, de manera que puedan compartir todo aquello que necesiten, sin barreras, sin miedos”.