Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 13:00

El profesorado con más de 65 años tendrá que abandonar la docencia práctica en hospitales

El rector de la Universidad de La Laguna ha denunciado esta medida por suponer una “agresión innecesaria”

Viernes, 21 de diciembre de 2012, a las 15:49

Redacción. Santa Cruz de Tenerife
El rector de la Universidad de La Laguna, Eduardo Doménech, ha denunciado que los grupos parlamentarios CC y PSOE han presentado una enmienda al presupuesto sobre la eliminación del profesorado con más de 65 años adscrito a plazas de Ciencias de la Salud.

Eduardo Doménech, rector de la Universidad de La Laguna y Emilio Sanz, decano de la Facultad de Medicina de la ULL.

Se trata de un conjunto de profesores que desarrollan docencia en la Facultad de Medicina o en la Escuela de Enfermería y Fisioterapia de la ULL y que, de prosperar la enmienda, y cumplida esta edad, tendrían que abandonar la docencia práctica en los hospitales universitarios.

Para el rector, esta medida supone una “agresión innecesaria”, puesto que el grueso de la nómina de estos profesores las abona la propia universidad y, además no ha sido en ningún caso negociada con los centros de educación superior de las islas, quienes verían su docencia práctica seriamente comprometida. Se da la circunstancia que la jubilación forzosa en las universidades se produce a los 70 años, con lo cual muchos docentes de ciencias de la salud se verían abocados a impartir clase teórica, pero no práctica, cuando se trata del colectivo de profesores con mayor experiencia clínica.

En opinión de Doménech, se trata de “un grave atentado” contra los docentes de Medicina y Enfermería y Fisioterapia, centros que verían peligrar su organización docente “de un día para otro”. Al tratarse además de profesorado altamente cualificado, puesto que la mayoría son profesores titulares y catedráticos con muchos años de docencia y práctica en sus currículos, los centros universitarios tendrían enormes problemas para reemplazarlos, ha agregado el decano de la Facultad de Medicina de la ULL, Emilio Sanz.

El rector ha recordado que el Gobierno de Canarias insistió hace dos años en que Medicina aumentara el número de plazas para alumnos de nuevo ingreso, en el entendido de que esta facultad debía procurar la adecuada formación sanitaria a la ciudadanía. “Y ahora dicen lo contrario; lo cual es incongruente”, ha aseverado.

En el caso de la ULL esta medida afecta a un total de sesenta docentes, y, si finalmente se lleva a la práctica supondría la desaparición inmediata, en cuestión de tres meses, de al menos diez jefes de servicio de los citados hospitales. “Tendríamos pues a quince titulares o catedráticos que no podrán impartir docencia clínica, cuando resulta que buen número de las asignaturas tienen docencia teórica y práctica a través de nuestros hospitales”.

El decano ha llegado incluso más lejos: al tratarse de funcionarios del Ministerio de Educación con plaza vinculada, “creemos sinceramente que esta medida afecta a sus derechos y que es ilegal”.

El rector aclaró además que la mayor parte del sueldo de estos docentes la abona la universidad, mientras que el Servicio Canario de Salud les da una gratificación por la atención asistencial, con lo cual “esta medida no se entiende”, porque este coste es mucho menor que contratar a médicos recién licenciados, pero desde luego “sin estos años de experiencia práctica”.