Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00
Miércoles, 20 de noviembre de 2013, a las 18:39
Redacción. Madrid
El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, ha afirmado que el Ejecutivo autonómico mantiene su "deseo" de seguir con la externalización sanitaria de seis hospitales públicos de la región en 2014, una idea que ha contado con la reprobación de toda la oposición, que ha citado la polémica de la lavandería central hospitalaria como ejemplo las consecuencias de la gestión externalizada.

Fernández-Lasquetty.

En la comisión de Presupuestos, Economía y Hacienda de la Asamblea de Madrid, Lasquetty ha dado cuenta de la previsión presupuestaria de su Consejería para 2014, que asciende a 6.977 millones de euros, y ha asegurado que el de 2014 es un presupuesto "social, solidario y eficiente" que busca "mejorar los servicios públicos a pesar de la crisis" y que no es de ajuste, como el de años anteriores, sino de sostenibilidad.

En su intervención, Lasquetty ha relatado que el presupuesto del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) asciende a 6.840 millones de euros. Dentro de esta área destaca en Atención Primaria, (centros de salud) la previsión de implantar la gestión profesional de cuatro centros de salud al estilo de las EBAS catalanas y en el de la Especializada (los hospitales), destaca su intención de seguir adelante con la externalización de los seis hospitales públicos de la región que ahora está paralizada.

"Mantenemos el deseo de seguir con la externalización", ha señalado Lasquetty, quien defendido que permitiría un ahorro  de 169,8 millones euros anuales. No obstante, ha precisado que no lo harán mientras el proceso esté paralizado por los tribunales. Con lo que sí seguirán adelante es con la externalización de los servicios no sanitarios como es el caso de los servicios de lavandería.
Al respecto del proceso de externalización de seis hospitales públicos, el portavoz sanitario de UPyD, Enrique Normand, ha señalado que "las partidas dedicadas a estos centros se incluyen en la gestión pública" y ha dicho que "los presupuestos no prevé partidas específicas para la privatización de los seis hospitales" y "no pueden haber asumido ese ahorro".

Por su parte, el portavoz de Sanidad de IU en la Asamblea de Madrid, Rubén Bejarano, ha considerado que el presupuesto es "continuista y contrario, en términos generales, a un modelo de gestión sanitaria pública como el que defiende IU". Además, ha indicado que es un presupuesto donde es "muy difícil corregir problemas ya casi estructurales" como las listas de espera quirúrgicas y diagnósticas.

"Tenemos 75 millones menos en personal, el presupuesto en términos globales recoge rebajas importante", ha denunciado Bejarano, quien ha señalado que esta propuesta no es social, solidaria, eficiente" y sí es "insostenible porque sigue caracterizando como una de sus principales señas de identidad la privatización".

Por su parte, el portavoz socialista de Sanidad, José Manuel Freire, ha dicho a Lasquetty que en estos presupuestos "su obsesión con la privatización se mantiene" y ha destacado que desde 2009 han aumentado un 39 por ciento los conciertos.

Mientras, el diputado popular Pedro Muñoz Abrines ha considerado que la oposición ha hecho "una lectura un tanto sesgada" de los presupuestos y ha explicado que los 130 millones que presupuesta de menos la Comunidad respecto a 2013 son "ahorro".

Lasquetty también ha respondido a la oposición y ha explicado que las partidas presupuestarias de los hospitales que se pretendían externalizar cuentan como públicas.

Al respecto ha dicho que sí pues los presupuestos se hacen "para la situación de este momento" y "en este momento hay una suspensión cautelar"  y si el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) revoca la suspensión, "se harán las modificaciones pertinentes".