Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 11:00

El PRC propone un modelo sociosanitario que potencie los servicios públicos

El objetivo es definir el perfil de las personas con necesidades de atención y la cartera de servicios

Martes, 15 de abril de 2014, a las 15:48
Redacción. Santander
La diputada y portavoz del PRC en materia de servicios sociales, Rosa Valdés, planteará al Gobierno de Cantabria en el próximo Pleno del Parlamento que incluya en el Plan de Salud un nuevo modelo de atención para mejorar la coordinación de las prestaciones sociales y sanitarias, “potenciar” los servicios públicos y “acabar con los recortes que han sufrido desde la llegada del PP al poder”.

Rosa Valdés.

Valdés ha dado a conocer su propuesta en rueda de prensa, acompañada por el portavoz regionalista en el Ayuntamiento de Santander, José María Fuentes-Pila, quien ha realizado un llamamiento al alcalde y presidente de la Federación Española de Municipios (FEMP), Iñigo de la Serna, para que “medie” ante el Ejecutivo y “lidere” esta iniciativa, con el fin de “acabar con las carencias” que sufren en este momento sobre todo los servicios sociales municipales.

La iniciativa surge tras la interpelación planteada este lunes en la Cámara a la consejera de Sanidad y Servicios Sociales, María José Sáenz de Buruaga, a quien Valdés ha acusado de “incumplir” sus compromisos con las familias “más vulnerables” para desarrollar únicamente “políticas de recortes en materia sanitaria y social, que han dado al traste con el incipiente desarrollo que vivió la coordinación de ambos servicios en los ocho años anteriores”.

Como alternativa, ha plasmado en una moción “las demandas reiteradas de los representantes del tercer sector social”, que a día de hoy “sustituyen con un recorte considerable de medios y recursos la acción de la Administración sanitaria y social, con penurias y grandes dificultades para garantizar los derechos de los usuarios”.

Su propuesta pasa por incluir en el Plan de Salud anunciado por el Gobierno un marco común de acción de la sanidad y los servicios sociales que permita definir el perfil de las personas con necesidades de atención y la cartera de servicios que deben recibir en función de ese perfil, además de articular instrumentos de gestión e intercambio de información entre los dos sistemas públicos para “minimizar errores, duplicidades e ineficiencias”.