Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50
Miércoles, 08 de mayo de 2013, a las 11:51

Redacción. Santander
El PRC ha puesto como condiciones para un posible acuerdo político sobre Valdecilla que el Estado garantice la financiación íntegra de las obras del hospital y que el Gobierno regional licite con carácter inmediato el proyecto para su finalización, desvinculando las obras del contrato para la privatización de servicios no asistenciales.

Rafael de la Sierra, portavoz parlamentario del PRC.

Los regionalistas consideran que el procedimiento de colaboración público-privada iniciado por el Gobierno "puede llevar a la precarización del empleo" y afectar con ello a la calidad asistencial, por lo que reclaman también que se garantice el mantenimiento de los puestos de trabajo actuales y se opone a la privatización de los servicios de mantenimiento e informática. Al mismo tiempo, considera que habría que replantearse la recuperación de servicios ya externalizados como el de archivos.

El vicesecretario general y portavoz parlamentario del PRC, Rafael de la Sierra, acompañado por la diputada Conchi Solanas, ha lamentado este miércoles en rueda de prensa que el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, haya "tardado tanto" en ofrecer un acuerdo político sobre Valdecilla después de actuar durante meses "sin contar con nadie y enfrentándose a los sindicatos y a la sociedad". "Ahora, cuando está arrinconado, viene a pedir árnica, y se la vamos a dar, pero no con cualquier condición", ha subrayado.

De la Sierra ha afirmado que el modelo de colaboración público-privada por el que ha optado el Gobierno y que vincula la finalización de las obras de Valdecilla a la privatización de servicios, está "lleno de oscuridades e incluso trampas" y supone "el abandono de la reivindicación" de la financiación del Estado, que el propio Diego ha cifrado en algo menos de 200 millones de euros.

El portavoz del PRC ha advertido que "renunciar" a esas cantidades sería "un escándalo suicida", por lo que ha reclamado como requisito "sine quanon e imprescindible" para un acuerdo sobre Valdecilla el pago inmediato de la cantidad adeudada por el Estado por las obras del hospital y una "garantía real" de financiación de las obras que restan para su finalización.