Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:40

El PP sostiene que los inmigrantes tienen plenamente garantizado su derecho a la asistencia sanitaria

Critica al PSOE por intentar confundir y manipular desde el desconocimiento de los reglamentos de la Unión Europea

Jueves, 15 de mayo de 2014, a las 12:07
Redacción. Palma de Mallorca
La diputada del grupo parlamentario popular, Asunción Pons, ha asegurado que ningún residente español se ha quedado sin su derecho a tarjeta sanitaria en España y, en este sentido, ha explicado que únicamente se pierde la tarjeta en nuestro territorio, cuando el ciudadano se va a otro Estado a trabajar, porque a partir de los 90 días pasa a tener cobertura sanitaria de ese otro país.

Asunción Pons.

Pons ha hecho estas declaraciones durante el debate de una proposición no de ley, presentada por el grupo socialista, relativa al derecho a asistencia sanitaria de los ciudadanos españoles emigrados, de la que dijo que "es una copia exacta de la PNL presentada por el PSOE en el Congreso sobre el mismo tema, con el mismo título y las mismas propuestas, y que ya fue debatida el pasado 6 de mayo".

Así, la diputada 'popular' ha clarificado que ninguna de las normas mencionadas en la proposición del PSOE --ni antes ni después de la modificación introducida en la Ley 22/2013-- establece diferenciación de trato por nacionalidad, dado que vulneraría los principios de la Unión Europea.

La parlamentaria menorquina ha recordado, durante la Comisión de salud celebrada este miércoles, que fue un gobierno socialista quien excluyó en 1992, con un real decreto-ley, a los parados de larga duración que habían perdido la prestación.

"Fueron ustedes quienes aprobaron la reducción de la sanidad pública", ha dicho Pons a lo socialistas, "y lo justificaron afirmando que la Ley General de la Sanidad contemplaba la universalización y que por lo tanto, no hacía falta. Simplemente, lo derogaron. Un brindis al sol, firmado en Madrid el día 3 de abril de 1992, por el presidente Felipe González".

Así, Pons ha precisado que el derecho a la cobertura en España, como cualquier otro país de la Unión Europea, según establecen los reglamentos comunitarios, "implica el derecho a la portabilidad de esta prestación al resto de países europeos cuando nos desplazamos".

En relación al punto de la propuesta en el que hace referencia a los ciudadanos españoles que hayan salido del país por un tiempo superior a 90 días, Pons ha señalado que nadie pierde el derecho a la tarjeta sanitaria en España, ya que si un ciudadano encuentra trabajo fuera de España tiene que estar asegurado por la empresa del país al que se haya trasladado.

Durante los primeros 90 días está cubierto por España, pero a partir de este plazo empieza a aplicarse el artículo séptimo de la Directiva 2004/38, que contempla diferentes situaciones, relativas a si se desplaza temporalmente o bien si pretende residir más tiempo,  ha añadido.

Así, Pons ha criticado que el grupo socialista "pretenda manipular este tema y quiera hacer creer que los inmigrantes pueden perder su asistencia sanitaria, cuando ningún residente en España puede perder el derecho a la tarjeta sanitaria y a la asistencia en nuestro país".

Por último, el grupo popular ha aseverado que no apoya esta proposición "por coherencia --tal como ya manifestó en el Congreso-- y de acuerdo con los motivos, razones y argumentos ya expuestos".