Redacción Médica
18 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05
Jueves, 10 de noviembre de 2011, a las 12:09

Leire Sopuerta Biota.
El Pleno de la Asamblea de Extremadura ha rechazado una propuesta de impulso presentada por el Grupo Socialista en la que se instaba a la Junta a mantener el nivel de recursos procedentes de los impuestos estatales y autonómicos, a no aplicar medidas como el copago para la financiación del gasto sanitario, y a seguir potenciando la Atención Primaria como garantía de mejora de los niveles de salud de la población.

Consolación Serrano, del PSOE; Teresa Angulo, del PP; y Víctor Casco, de IU.

La iniciativa socialista ha sido apoyada por Izquierda Unida y rechazada por el Grupo Popular, que había presentado una enmienda de sustitución al primer punto. El PP proponía que la iniciativa dijese “garantizar un adecuado nivel de recursos que permitan el mantenimiento de la atención y los servicios prestados en materia de salud”. La razón dada es que la iniciativa referida “excede del ámbito de la política en materia de salud y servicios sanitarios, resulta imprecisa en cuanto a su alcance y, por tanto, es susceptible de interpretación ambigua”.

El Grupo Socialista, a través de su portavoz, Consolación Serrano, ha justificado esta medida señalando que el sistema sanitario extremeño es un servicio público valorado “muy positivamente” por los ciudadanos de la comunidad y “este alto nivel de consideración de la ciudadanía es el mejor punto de partida para la mejora del actual sistema sanitario”.

Aunque “en la actualidad los gestores públicos, imbuidos de las teorías más neoliberales, sólo piensan en recortar el tamaño del Estado de Bienestar, conviene poner de manifiesto que las sociedades de mayor desarrollo económico y social son aquellas que apuestan por políticas públicas y universales en la prestación de los servicios públicos esenciales”, ha señalado Serrano.

Para este grupo parlamentario, “desde que asumió las competencias en materia sanitaria, Extremadura ha realizado un gran esfuerzo, considerando siempre como prioritaria la financiación de la Sanidad, a la que ha dedicado el 8 por ciento del PIB, lo que traducido en términos per cápita equivale a 1.500 euros por extremeño, esfuerzo que nos sitúa a la cabeza de la inversión sanitaria de las comunidades incluidas las gobernadas por el PP”.

Por su parte, el PP, representado por Teresa Angulo, ha lamentado que el PSOE emplee la tribuna de la Asamblea como “plataforma electoral”. Además, ha considerado “innecesaria” la iniciativa porque “no hace falta instar a algo al Gobierno cuando ya ha dicho que lo va a hacer”. Para la portavoz popular “el sistema sanitario necesita una financiación estable y suficiente” y la sanidad “pública y de calidad se logra con un nivel adecuado de fondos”, algo que “el PP garantiza”.

El portavoz de Izquierda Unida, Víctor Casco, ha mostrado su rechazo al copago y su apoyo a la iniciativa “a pesar de su alto cargo electoralista”. Si bien, Casco ha afirmado que la sanidad pública es una inversión y un derecho, y no estamos dispuestos a que se restringa”.