Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05

El PP pide que las CCAA también fijen el precio de fármacos

La diputada Ana Pastor defiende esta medida ante “la falta de eficacia del Ministerio de Sanidad”

Jueves, 17 de febrero de 2011, a las 10:30

Redacción. Madrid
El Grupo Parlamentario Popular ha registrado una proposición de ley en el Congreso de los Diputados para modificar la Ley del Medicamento para que las comunidades autónomas puedan, entre otras cuestiones, participar en la definición del contenido de la prestación farmacéutica, su financiación y en la fijación de precios de referencia. Según la iniciativa, registrada por Ana Pastor, las comunidades deben incorporarse en la toma de decisiones sobre el contenido de la prestación farmacéutica ante "la falta de una política eficaz por parte del Ministerio de Sanidad".

Ana Pastor.

De hecho, esta "ausencia de liderazgo" ministerial ha llevado a algunas de ellas a "adoptar medidas adicionales" con el objetivo de racionalizar el uso de los medicamentos y reducir el gasto, pese a que en algunos casos se han buscado "soluciones dispersas, heterogéneas" e incluso, aseguran, "contradictorias". Por ello, y a fin de evitar que se formen 17 modelos farmacéuticos que "pongan en cuestión la cohesión territorial", proponen que la prestación farmacéutica se acuerde entre todas las autonomías a través del Consejo Interterritorial, la Comisión de Farmacia y el Consejo Rector de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Asimismo, proponen que Sanidad reanude "de inmediato" los trabajos para la aprobación del II Plan Estratégico de Política Farmacéutica que, según recuerda el PP, "se anunció hace más de dos años" y, sin embargo, hasta día de hoy, "nada más se supo".

"Durante los últimos siete años el Gobierno socialista no ha desarrollado una política farmacéutica coordinada y sus medidas han fracasado en la consecución de los objetivos de reducción del gasto sanitario", aseguran los 'populares', que cuestionan también la "política errática" llevada a cabo en materia de precios de referencia.