Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 15:30

El PP pide mantener los conciertos sanitarios y paralizar las fusiones de hospitales

Insta a la Junta a diseñar un nuevo mapa de infraestructuras sanitarias

Domingo, 16 de marzo de 2014, a las 19:26

Ana María Corredera.

Redacción. Sevilla
La dirigente popular y portavoz de Sanidad del Grupo Popular en el Parlamento andaluz, Ana María Corredera, ha anunciado que el Grupo Popular presentará una moción para que se debata en el próximo pleno donde pide a la Junta que mantenga el nivel de conciertos sanitarios con la iniciativa privada, le demanda que paralice "de forma inmediata" el proceso de fusión de hospitales e insta a la Junta a diseñar un nuevo mapa de infraestructuras sanitarias de Andalucía.

Corredera ha explicado que esta propuesta, que contiene diez puntos, se debatirá en el próximo Pleno. El PP quiere "brindar" una oportunidad de "oro" a la Junta con una moción contra "la decadencia" del Servicio Andaluz de Salud (SAS) y para solventar "con rigor" sus problemas.

La dirigente popular lamenta que la gestión del bipartito haga "estragos en la calidad de la asistencia sanitaria" y propone "no acometer más recortes presupuestarios". Asimismo, pide un calendario "riguroso" de pago a proveedores y prestatarios de servicios y ante la "precariedad laboral", exige garantizar la cobertura de las vacantes y la contratación de eventuales al cien por cien de la  jornada. También urge desarrollar las 915 plazas de la oferta de empleo público convocada el pasado 12 de diciembre y demanda agilizar los tiempos de las listas de espera, que en "el último año crecieron un 13 por ciento".

Durante una rueda de prensa en Sevilla, Corredera explicó que esta propuesta responde a la preocupación de los populares ante la gestión del Gobierno del Susana Díaz en materia sanitaria, y que a su juicio, "está haciendo estragos en la calidad de la atención sanitaria" y conduce a una "situación insostenible" por los recortes del bipartito y el consiguiente "desmantelamiento encubierto con 'batallitas' con el Gobierno central". Según adelantó la diputada popular, la iniciativa insta al Gobierno andaluz a "no acometer más recortes presupuestarios en política sanitaria por su repercusión negativa en el personal sanitario, las infraestructuras y la calidad de la atención a los ciudadanos".

Así, ha apuntado que "llueve sobre mojado" en materia de recortes en este ámbito, de forma que "en 2013 un total de 1.043 millones de lo que se recortó para la sanidad andaluza eran fondos propios de la Junta de Andalucía, y 14,5 millones recortados eran fondos procedentes del Estado", y este año "sucede lo mismo", de forma que "este año vendrán 218 millones de euros procedentes de fondos de la Junta y habrá 740.000 euros menos procedentes de fondos del Estado". "La Junta ha decidido que la sanidad no es su prioridad y ésta se ha llevado un enorme sablazo", asevera. Además, lamenta que los recortes "no se han llevado a cabo en los nichos de ineficiencia, sino que se ceban en los profesionales y en las infraestructuras, con efectos en la calidad de la asistencia a los ciudadanos".

Corredera lamenta la situación "denigrante" de los profesionales en materia de contratación, jornadas y condiciones laborales, y critica la "desaparición de un plumazo" de las inversiones en materia de infraestructuras, de forma que "el año pasado hubo 109 millones de euros en inversiones y este año solo 57 millones de euros". Agrega que ese dinero que no se ha invertido "se ha destinado a pagar intereses de demora del SAS, que paga tarde y mal incluso a los bancos".

Ve negativo que exista "una serie de infraestructuras ejecutadas pero que no se dotan ni se ponen en uso, como los centros hospitalarios de alta resolución (Chare) u otros centros, que no pueden seguir durmiendo el sueño de los justos y son infraestructuras necesarias para Andalucía; hay que darle un nuevo impulso para que funcionen antes de que acabe esta legislatura".

No esconder la cabeza

Entre los diez puntos que contempla la moción, el PP exige al Consejo de Gobierno que "no esconda la cabeza como los avestruces y afronte la solución de los problemas", de manera que demanda que "no acometa más recortes presupuestarios en política sanitaria por su repercusión negativa en el personal sanitario, las infraestructuras y la calidad de la atención a los ciudadanos".

Además, demanda al bipartito que ejecute un calendario de pago a proveedores y prestatarios de servicios que "garantice de forma rigurosa los pagos en tiempo y forma de la prestación de servicios" del SAS. También pretende garantizar la cobertura de las vacantes que se generan, así como a la contratación de eventuales al cien por cien de la jornada, ante "la cada vez más alarmante precariedad laboral en el sistema sanitario andaluz, con contrataciones a jornada reducida y el consiguiente perjuicio para el servicio público, la calidad asistencial y laboral", explicó Ana María Corredera.

Otro de los puntos que el PP considera prioritarios es el de desarrollar de forma inmediata la oferta de empleo público convocada por la Junta el 12 de diciembre de 2013 para dotar de 915 nuevas plazas a la sanidad  andaluza, una convocatoria que "debe desarrollar antes del 31 de marzo de 2014", pero sobre la que hay dudas de que se pueda desarrollar la oferta como se había comprometido", por lo que pide que "se desarrolle antes de final de mes".

El PP pide además a la Junta que diseñe un nuevo mapa de infraestructuras sanitarias que concrete las prioridades de la Junta y que contemple "los compromisos presupuestarios necesarios y los plazos de ejecución para su puesta en marcha", ya que la Comunidad "tiene una evidente falta de hospitales públicos repercutiendo negativamente en la atención sanitaria que están recibiendo los andaluces", explicó Corredera, quien insiste en "conocer con qué centros podemos contar y cuándo".

Respecto a la fusión de hospitales, la portavoz de Sanidad del PP andaluz exigió al bipartito que "paralice de forma inmediata el proceso de fusión de hospitales hasta que se defina claramente el modelo, se consensúe con profesionales y sindicatos, y se regule mediante una orden, pues se está haciendo con oscurantismo, generando temor e incertidumbre entre profesionales y dudas entre los pacientes". "No queremos ser conejillos de indias en la sanidad andaluza", ha añadido.

Mantener los conciertos con la sanidad privada

Corredera demanda además que "se mantenga el nivel de conciertos con la iniciativa privada para garantizar la asistencia sanitaria en aquellas zonas donde hay déficit de infraestructuras sanitarias públicas, así como garantizar la cobertura de las pruebas diagnósticas necesarias", agregó.

En ese punto, ha reiterado la apuesta del PP-A por "una sanidad pública, gratuita y universal" y rechaza privatizar servicios, aunque ve necesaria "una convivencia con la sanidad privada porque cubre muchos déficit con la sanidad pública en algunas zonas muy concretas de Andalucía". "Esos conciertos están salvando la cara a la sanidad pública andaluza", asevera Corredera, quien recuerda que en Andalucía "existen agencias públicas o los llamados 'chare', y esos son modelos de gestión privada en empresas públicas".

Otra iniciativa que los populares andaluces consideran ineludible pasa por establecer los mecanismos necesarios para agilizar los tiempos de respuesta para intervenciones quirúrgicas, consultas externas y pruebas diagnósticas y así frenar el aumento de las listas de espera, que, según apuntó Ana María Corredera, en "el último año crecieron un 13 por ciento en Andalucía".

Por último, la portavoz de Sanidad informó de que la moción también recoge la ejecución de "un plan de eliminación de habitaciones con tres camas en los hospitales públicos, así como a cumplir con su histórico compromiso de implantación progresiva de habitaciones de uso individual, para fomentar el máximo respeto a la intimidad de los pacientes", además de impulsar el refuerzo de "los servicios de urgencias para evitar el colapso y saturación de las mismas", concluyó.