Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

El PP argumenta que las competencias son de la empresa pública Gicaman

El PSOE recurrirá la decisión de la Mesa y pedirá la comparecencia del consejero

Martes, 21 de febrero de 2012, a las 14:20

José Luis Martínez Guijarro y Francisco Gil Ortega.

Redacción. Toledo
El vicepresidente primero de la Mesa de las Cortes, el popular Franciso Gil Ortega ha indicado que es la empresa pública Gestión de Infraestructuras de Castilla-La Mancha (Gicaman) y no el consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz, quien tiene las competencias en la rescisión del contrato de obras del Hospital de Toledo.

En este sentido, Gil Ortega ha enfatizado que no es el consejero la persona competente para comparecer en el Parlamento en relación a este asunto y ha asegurado que sólo en el caso de que el PSOE reformule la pregunta, Echániz podría dar respuesta parlamentaria a la rescisión del contrato del citado centro. “Si se redacta la pregunta de otra manera, el consejero viene cuando lo pidan, pero tal y como está redactada no le compete al consejero”, ha afirmado.

Por su parte, el Grupo Parlamentario Socialista ha anunciado que va a recurrir la decisión de la Mesa de las Cortes, en la que se explicaba que Echániz no comparecerá porque “no tiene competencias”.

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, José Luis Martínez Guijarro, se ha preguntado cómo puede ser que el Gobierno no tenga competencias sobre una empresa pública del propio Gobierno y ha anunciado su intención de recurrir la decisión de la Mesa porque no están de acuerdo con que “el consejero de Sanidad no pueda informar sobre la rescisión del contrato del mayor hospital de la región”.