Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 09:20

El PP apuesta por libre elección en Sanidad y Dependencia

Aumentando la transparencia de los resultados en salud y con una cartera común para dependientes

Martes, 01 de noviembre de 2011, a las 19:24

Óscar López Alba. Madrid
El pasado fin de semana el Partido Popular (PP) daba un avance de su programa electoral para las Elecciones Generales del próximo 20 de noviembre. Pocas horas después ha hecho público el texto íntegro con el que Mariano Rajoy y su equipo concurren a los comicios.

Rajoy, presidente nacional del PP.

Destaca la intención de impulsar la libre elección, no sólo en el ámbito de la Sanidad, como ya ha hecho en la Comunidad de Madrid, sino también en Dependencia. En este sector anuncia que si las urnas le dan la victoria el 20 de noviembre, modificará la Ley de Autonomía Personal y Atención a las Personas en situación de Dependencia “para garantizar una cartera de servicios básica y común para todas las personas dependientes, así como para garantizar la calidad y la equidad de las prestaciones y servicios”.

En el plano sanitario pretende impulsar “una obligación de transparencia en el Sistema Nacional de Salud (SNS)” para poner “a disposición de los pacientes información homogénea y relevante sobre los centros sanitarios a los que acuden y los profesionales que les tratan, para que puedan ejercer con pleno conocimiento su derecho a la libre elección”. Asimismo aboga por “las alianzas de centros sanitarios para garantizar niveles de excelencia y sostenibilidad”.

Medicina personalizada, MIR y coste-efectividad

Entre las propuestas en Sanidad, el programa del PP apuesta por la actualización “de las pruebas del MIR teniendo en cuenta los conocimientos teóricos y prácticos, y las habilidades clínicas”. También por fomentar la medicina personalizada, intensificando “todas aquellas iniciativas que fomenten la promoción de la salud, la prevención de enfermedades y el control de la cronicidad”. Por último señala que tiene previsto un proceso de introducción de nuevas tecnologías y fármacos al sistema “que garantice con rigor que todas las nuevas prestaciones que se incorporen al sistema han superado estándares de coste-efectividad similares a los que se aplican en otros países europeos”.

A estas propuestas se suman otras ya realizadas como reorientar el sistema hacia el crónico, un calendario vacunal único, más protagonismo para el profesional sanitario o el impulso a la tarjeta sanitaria, la historia clínica electrónica y la receta electrónica única, compartida e interoperable en todo el país.