10 dic 2018 | Actualizado: 09:10

El PP afirma que su modelo de sanidad garantiza la atención de calidad “a todos”

Isabel Bonig recuerda que la gestión indirecta está contemplada y permitida por la ley

dom 11 enero 2015. 16.14H
Redacción. Valencia
La coordinadora general del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, ha manifestado que el modelo de sanidad que propone su partido, que incluye la colaboración público-privada en la gestión, "garantiza una atención sanitaria de calidad a todos los ciudadanos".

Isabel Bonig.

Bonig ha denunciado que, frente a ello, la intención de la oposición es terminar con la colaboración público-privada en la gestión sanitaria y revertir el modelo sanitario únicamente a la gestión pública, lo que a su juicio "pondría en riesgo" la atención a los ciudadanos y "mermaría" su calidad.

En un comunicado, la dirigente popular ha asegurado que, independientemente del tipo de gestión, "el cien por cien de la sanidad valenciana es pública, todos los ciudadanos pueden utilizar los servicios sanitarios de manera gratuita y universal".

Ha argumentado que la fórmula de gestión indirecta está contemplada y permitida por la ley con carácter general para todo el ámbito del sistema nacional de salud, por lo que "no es comprensible" prohibir dicha fórmula a nivel autonómico y "menos aún cuando pone en riesgo" la posibilidad real de atención a los ciudadanos".

"Seríamos la única comunidad autónoma que prohibiera por ley la colaboración público-privada de aplicarse la receta que defienden PSPV, Compromís y EU", según Bonig, que añade que esta propuesta llevaría a más de 6.000 profesionales contratados a una situación de "absoluta indefensión".

La supresión de los conciertos conllevaría un aumento de las listas de espera quirúrgicas, un incremento del gasto público al asumir la compra y gestión del transporte sanitario o de equipamiento y contratación de profesionales para servicios como las resonancias, opina.

Añade que también se comprometería la atención a pacientes que requieren de hemodiálisis, o los tratamientos recibidos en el IVO pasaría a pagarlos íntegramente el paciente.

La reversión de las concesiones sería "inasumible", ha dicho, por los costes económicos que comportaría la amortización de los centros construidos por concesión así como del equipamiento de que disponen, las indemnizaciones al adjudicatario o la integración del personal contratado por la concesión.

Bonig ha lamentado el empeño de la izquierda por "destruir y debilitar los pilares de la sociedad del bienestar que con tanto esfuerzo hemos construido y que, gracias a gobiernos del PP, estamos manteniendo".

Ha advertido de que "los grandes perjudicados de la deriva populista del tripartito que defienden Ximo Puig, Mónica Oltra e Ignacio Blanco son los ciudadanos de la Comunidad Valenciana".

"Sólo tienen un programa, todos contra el PP, aunque eso signifique pasar por encima de la voluntad de los ciudadanos y de su bienestar", ha afirmado.