Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

El PNV insta al Gobierno a elaborar un Plan de Euskadi Cardioprotegida

Pide al Gobierno que la iniciativa esté lista en el plazo de seis meses

Martes, 13 de septiembre de 2011, a las 14:07

Redacción. Vitoria
El Grupo Parlamentario Nacionalistas Vascos ha presentado una iniciativa parlamentaria en la que insta al Gobierno Vasco a que, en el plazo de 6 meses, desarrolle un Plan de Euskadi Cardioprotegida.

Josune Gorospe, del PNV.

Tal y como ha recordado la parlamentaria Josune Gorospe, “la muerte súbita de origen cardíaco constituye una de las principales causas de muerte prematura en países económicamente avanzados”. “En Euskadi, concretamente, mueren más de 800 personas por muerte súbita y se estima que al menos el 90 por ciento podrían revertirse si se realizara una desfibrilación inmediata”, ha añadido.

“Según los expertos en la materia, el mejor tratamiento de las personas que padecen una parada cardiaca es la aplicación precoz de una serie de acciones que las sociedades científicas médicas han denominado cadena de supervivencia”, ha explicado, “que incluye la activación del sistema médico de emergencias, la realización de maniobras de reanimación cardiopulmonar básica, la desfibrilación precoz y los cuidados médicos especializados”.


En este sentido, el PNV ha presentado una proposición no de ley en la que se insta al Gobierno Vasco a que, en el plazo de 6 meses, desarrolle un Plan de Euskadi Cardioprotegida que se desarrollaría en fases, ha indicado.

La iniciativa propone que dicho Plan incluya un “programa de desfibrilación de acceso público que recoja una respuesta planificada y practicada, el entrenamiento de los intervinientes en reanimación cardiopulmonar y uso del desfibrilador externo automático, la comunicación con el sistema de emergencia y un programa de auditoría continuada”.

También apuesta por una programación del acceso público para el uso de desfibriladores por personal no sanitario y de campañas de educación sanitaria a la población civil y en los centros escolares. Y por la distribución estratégica de desfibriladores en la comunidad.