Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:00
Viernes, 31 de agosto de 2012, a las 13:00

Marta Vera, consejera de Salud.

Redacción. Pamplona
El Gobierno de Navarra ha aprobado el Plan Estratégico de Salud Mental 2012-2016, un documento que sienta las bases para una mejora del proceso asistencial de las personas con trastornos mentales, a la vez que pretende superar la atención centrada en lo asistencial y avanzar hacia una visión más integral de la salud mental, que refuerce aspectos como la promoción de la salud mental, la prevención de los trastornos mentales y su discapacidad y la normalización asistencial de las personas afectadas. Además de la promoción de la salud mental, prevención de los trastornos mentales y erradicación del estigma, el plan se ha fijado como objetivo mejorar la atención a los trastornos mentales.

La consejera de Salud del Gobierno foral, Marta Vera, el director gerente del Servicio Navarro de Salud, Ángel Sanz, y el director de Salud Mental, Víctor Peralta, han explicado los detalles de este planeamiento, que constituye la segunda reforma de la Salud Mental en Navarra, después de la realizada en 1986 y que supuso un cambio de paradigma asistencial, de una atención centrada en el hospital psiquiátrico a otra basada en recursos comunitarios (centros de salud mental, hospitales de día o unidades de agudos en hospitales generales).

El Plan Estratégico desarrolla la Ley de Salud Mental de 2010 y será enviado al Parlamento de Navarra para su aprobación. Sus objetivos están estructurados de una manera jerárquica en cuatro niveles: 6 líneas estratégicas, 16 objetivos generales, 77 objetivos específicos y 326 líneas de actuación.
En el ámbito asistencial, el Plan se ha fijado como objetivo incrementar el número de personas atendidas en la red de salud mental (RSM) para dar respuesta al creciente incremento de la demanda asistencial (la red atendió en 2011 a 19.800 pacientes, en torno a 1.700 más que en 2005, y proporcionó 104.800 consultas individuales, 17.400 más).

Especialización y atención infanto-juvenil

Reforzará la atención especializada en los diez procesos clínicos de mayor relevancia (90 por ciento de la actividad de la red). Uno de ellos es el infanto-juvenil. La red diferenciará la atención a niños de la de adultos, también en el uso de espacios. Sarriguren (Valle de Egüés) albergará un Centro de Salud Mental (CSM) infanto-juvenil de referencia para todos los trastornos graves de Navarra y para todos los trastornos infanto-juveniles del área de Pamplona y Tafalla (en los centros de salud mental generalistas solo serán tratados adultos).

La diferenciación de la atención infanto-juvenil y el refuerzo de los recursos asistenciales de este grupo de población tiene una especial relevancia en el Plan, ya que es en esta edad donde la promoción de la salud mental, la prevención de los trastornos mentales, el diagnóstico precoz y la prevención de la discapacidad cobra mayor relevancia.

También se especializará la asistencia, tanto a nivel de profesionales como de servicios, en los siguientes procesos asistenciales: trastorno mental grave, común, de personalidad grave, trastorno de la conducta alimentaria, rehabilitación en trastorno grave, psicogeriatría, trastornos adictivos y patología dual, salud mental penitenciaria y forense y patologías complejas con co-morbilidad. En consonancia, se incrementará el número profesionales especializados (contratación de 50 psiquiatras, psicólogos clínicos y enfermeras especializadas) y se crearán nuevos servicios e infraestructuras. Actualmente, la red de salud mental cuenta con 607 empleados.

Además, el Plan define nuevas estrategias de calidad y eficiencia, de coordinación interinstitucional e intrainstitucional --por ejemplo, mayor colaboración con Atención Primaria de salud para el tratamiento de trastornos comunes--, desarrollo profesional y fomento de la investigación y mejora de la organización y gestión.