Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:00

El plan de renovación tecnológica del SES mejorará la atención sin incremento de coste

Hernández Carrón ha argumentado que es un ejemplo de la gestión que practica el Ejecutivo regional

Domingo, 20 de octubre de 2013, a las 13:27

Redacción. Badajoz
El consejero de Salud y Política Social, Luis Alfonso Hernández Carrón, ha destacado que el Plan de Renovación Tecnológica del Servicio Extremeño de Salud, conocido como ‘Tsunami Tecnológico 2013-2030’, permitirá a los centros adaptarse a los avances médicos y tecnológicos ofreciendo una mejor respuesta a los pacientes y una atención sanitaria de “mayor” calidad sin incremento de coste, “lo que supone también un buen ejemplo de la gestión que practica este Gobierno”.

Hernández Carrón.

Asimismo, el consejero, que ha participado en el XXXI Seminario de Ingeniería Hospitalaria, ha argumentado que la infraestructura y la tecnología se han convertido en herramientas esenciales “no solo para practicar la medicina, sino para hacer sostenible un sistema público, universal, gratuito y de calidad”. En este sentido, ha subrayado que la sostenibilidad del sistema sanitario pasa necesariamente por la inversión en capital tecnológico, desde lo referido al propio diseño de los edificios y hospitales hasta la alta tecnología sanitaria.

Según ha aducido, la edad de la población, el índice de cronicidad, la cada vez mayor frecuentación médica y también una mayor exigencia de resultados “hacen que el uso del sistema sanitario se haya convertido sin lugar a dudas en intensivo”, una nueva situación a la que los métodos tradicionales no serán capaces de dar respuesta. Por ello, ha mostrado su satisfacción porque Extremadura sea una de las regiones donde la inversión en nuevas tecnologías y capital tecnológico ha sido más fructífera, “y lo seguirá siendo de la mano del Plan de Renovación Tecnológica puesto en marcha en el SES”.

El consejero ha manifestado que no solo el sistema sanitario y sus usuarios se benefician de toda esta innovación, pues la ingeniería hospitalaria y la alta tecnología médica están suponiendo también un ejemplo “de cómo los profesionales de estos sectores dan buena cuenta del potencial que la era del conocimiento supone, expandiendo las posibilidades hacia fronteras antes inimaginables, tales como la telemedicina”. Según ha advertido, estas posibilidades no se quedan sólo en lo sanitario, sino que crean una economía con motor propio pero en beneficio común, con mano de obra cualificada, estable y que a la postre crea riqueza para una región o un país.