Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15

“La gestión integral de las listas de espera no es una medida parcial”

El consejero justifica el retraso en la publicación de las cifras por las conversaciones mantenidas con Hacienda para estudiar cómo implementarlo

Jueves, 05 de junio de 2014, a las 11:34
Ricardo Martínez Platel.
El consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia, Ricardo Oliván ha presentado en las Cortes el plan de gestión de listas de espera para las operaciones quirúrgicas, en las que hay cerca de 4.700 pacientes que esperan una intervención.

Ricardo Oliván, en la Comisión de Sanidad.

Oliván ha justificado el retraso en la publicación de los datos, pese a que prometió hacerlo antes de las elecciones europeas, debido a que se ha creado una unidad de control presupuestario, que analiza todas las actuaciones que conllevan gasto. Así, las conversaciones mantenidas con Hacienda han propiciado que no se dieran a conocer las cifras antes, puesto que han tenido que estudiar cómo encajar e implementar la medida.

Durante su presentación, que se ha articulado en una comparecencia conjunta del consejero, a petición propia, y del director gerente del Salud, Ángel Sanz, a propuesta del PSOE, Oliván ha manifestado que “no se trata de un plan de choque, sino de un plan de gestión integral de las listas de espera”, y ha destacado que “no es una medida conyuntural, ni parcial, porque incluye reformas de gestión”.

El responsable de Sanidad ha subrayado en el esfuerzo de los profesionales, que han incrementado la actividad quirúrgica en horario ordinario, pero ha comentado que “se van a hacer informes de actuación de los centros donde se dispara la lista de espera”. Oliván ha incidido en que “antes se realizaba externalización y autoconcierto y ahora se apuesta por la suspensión de las peonadas y la minoración de los conciertos, por medio de la utilización de los recursos propios y la creación de más empleo en la red pública de Salud”. 

Por último, el consejero ha explicado que se prevén 10.560 intervenciones quirúrgicas, de las cuales, alrededor de 9.200 se realizarán en hospitales públicos y 1.300 en centros privados, destinando seis millones de euros a contratación de personal. La coordinación de los niveles asistenciales, el acceso a pruebas diagnósticas en AP y la derivación a centros propios, serán acciones que se llevarán a cabo.

Datos por hospitales

El gerente del Salud, Ángel Sanz, ha recordado algunos datos del plan. Así, ha comentado que en el Hospital Miguel Servet se realizarán 4.700 intervenciones más con un gasto de 6,3 millones. En el Hospital Clínico se llevará a cabo una sesión diaria de cirugía general adicional, otra de traumatología y cuatro semanales de angiología y vascular, así como tres de neurología, con un total de 1.300 operaciones extraordinarias, que conllevarán un gasto de 1,1 millones.

En el Hospital Nuestra Señora de Gracia aumentarán las operaciones de oftalmología y se podrían incrementar las de angiología y vascular, hasta un total de 2.200 intervenciones, mientras que en el Royo Villanova se harán 360 intervenciones con un coste de 430.000 euros.

En el San Jorge de Huesca se incrementarán las intervenciones traumatológicas, con un total de 350 operaciones, costarán 440.000 euros, y en el Obispo Polanco de Teruel desde octubre serán 350 las intervenciones quirúrgicas extraordinarias, con un gasto de 320.000 euros.

El plan de choque incluye medidas para derivar pacientes de unos hospitales públicos a otros. Así, se trasladarán entre 10 y 15 pacientes traumatológicos de Alcañiz a Teruel cada mes y después de verano entre 70 y 80 al Miguel Servet y otros 50 al Provincial de Zaragoza. Además, se podrían enviar pacientes del Royo Villanova al Servet "si fuera necesario", de Calatayud se derivarían 50 pacientes de traumatología al Clínico. De este se derivarán operaciones de cataratas al Provincial y de cirugía general al Servet.