Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

El Parlamento rechaza convocar concursos para que empresas gestionen centros sanitarios en la red pública

El debate se abrió a raíz de la adjudicación, finalmente revocada, del centro de L’Escala

Jueves, 27 de noviembre de 2014, a las 15:08
Redacción. Barcelona
El Parlamento catalán ha rechazado este jueves la convocatoria de concursos públicos para gestionar las áreas sanitarias básicas (ABS), para evitar así que haya centros de salud de la red pública cuya gestión pueda ser privatizada.

Núria Segú.

Esta iniciativa llega después de la polémica que se generó por la adjudicación del Centro de Atención Primaria (CAP) de L’Escala (Girona) a una empresa privada, aunque finalmente fue revocada, y también por la posibilidad de que pueda externalizarse la gestión de la ABS de Alcover (Tarragona).

La moción la ha presentado la diputada del PSC Núria Segú, y el punto relativo al rechazo a los concursos públicos se ha aprobado con el apoyo de todos los grupos, salvo CiU, que se ha abstenido.

“¿Si la gestión de un hospital o de un centro de salud mental no sale a concurso, por qué deben hacerlo los CAP?”, se ha preguntado Segú, que ha defendido que estos centros sean gestionados por la propia Generalitat o bien desde el sector concertado sin ánimo de lucro.

Carme Pérez (C's) ha expresado en nombre de su partido el rechazo a estas privatizaciones y ha apelado al principio del interés público, mientras que Marta Ribas (ICV-EUiA) ha coincidido en alertar del “riesgo de fragmentación de la Atención Primaria” si hay externalizaciones.

Según Eva García (PP), la Generalitat debe comprometerse a que si externaliza un centro sanitario, la calidad del servicio siga siendo la misma, y en la actualidad ello no ocurre, mientras que la republicana Alba Vergés ha asegurado que hay que dar un mayor protagonismo a los CAP y ha destacado la importancia que tienen para los ciudadanos por su proximidad.

Según Isabel Vallet (CUP), es necesario abrir un debate sobre la gestión de la sanidad y ha asegurado que no debería ser una ilegalidad anular una licitación a una empresa privada, mientras que Assumpció Laïlla (CiU) ha lamentado que haya habido partidos han apoyado estos concursos a nivel territorial y luego los han rechazado en el Parlamento.