Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Lunes, 12 de enero de 2015, a las 16:47
Redacción. Pamplona
El Parlamento ha aprobado una declaración institucional para reclamar al Gobierno foral que defina un protocolo de utilización de los nuevos antivirales de acción directa para la hepatitis C de forma que se garantice, por criterio médico, este tratamiento a todos los enfermos que lo necesiten.

La declaración institucional ha sido presentada por PSN, Bildu, Aralar-NaBai, Izquierda-Ezkerra y Geroa Bai y ha contado con el voto a favor de UPN, excepto en un punto en el que se ha abstenido. El PPN se ha abstenido en todo el texto. En concreto, a través de la declaración, el Parlamento considera "urgente y absolutamente necesario" que el Gobierno foral "sin dilación alguna y desde el reconocimiento y desarrollo de las competencias que en materia de salud tiene determinadas la Comunidad, proceda a definir un protocolo de utilización de los nuevos antivirales".

Con ello, busca que "se garantice, por prescripción facultativa y por lo tanto por criterio médico, este tratamiento a todas las personas que lo necesiten, sin que el coste de estos medicamentos pueda suponer barrera alguna de acceso a los mismos". Por otro lado, en un segundo punto de la declaración, en el que se ha abstenido UPN, la Cámara reclama al Gobierno foral que "rechace la denominada estrategia terapéutica de priorización para el uso de AAD (Antivirales de Acción Directa) para el tratamiento de la hepatitis crónica por virus C en su formato actual y, de inmediato, desarrolle una nueva estrategia que tenga en cuenta las opiniones de los expertos clínicos y también la de las propias pacientes representantes en las distintas asociaciones".

En este sentido, la Cámara pide que "las personas con enfermedad hepática avanzada puedan acceder de forma inmediata a los nuevos fármacos, incluyendo en dicha categoría a pacientes con cirrosis hepática (compensada y descompensada), pacientes en lista de espera de trasplante hepático, trasplantados y pacientes que no respondan a las terapias previas". Finalmente, a través de un tercer punto, el Parlamento foral apoya las reivindicaciones de las asociaciones de enfermos de hepatitis C y de las ONG que trabajan con personas infectadas de VIH y se solidariza con todas las personas afectadas por esta enfermedad.