Redacción Médica
15 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30

El Parlamento debate la reestructuración del Servicio de Salud

La consejera se convierte en presidenta con la asesoría de dos vicepresidentes y una secretaria general

Lunes, 26 de marzo de 2012, a las 21:25

Redacción. Palma de Mallorca
El pasado 10 de marzo el Boletín Oficial de las Islas Baleares (BOIB) recogía el Decreto ley 3/2012 de medidas urgentes para la reestructuración del Servicio de Salud. El pleno del Parlamento debatirá hoy, y previsiblemente validará, el nuevo organigrama que otorga a la consejera de Salud, Familia y Bienestar Social, Carmen Castro, las competencias gerenciales y financieras asesorada por dos vicepresidencias y una secretaría general.

El consejero, eje decisorio

El presidente balear, José Ramón Bauzá.

En la sesión plenaria que esta tarde celebra el Parlamento balear se debatirá esta iniciativa impulsada por el Gobierno con el objetivo, tal y como reza el texto normativo, de “habilitar fórmulas para que la acción de dirección del Gobierno tenga un reflejo más inmediato y completo en la acción directiva del Servicio de Salud, a fin de que las decisiones de la Consejería sean de inmediato decisiones del Servicio de Salud”.

Si tal y como se prevé, los diputados dan el visto bueno al Decreto ley, los órganos de dirección del Servicio de Salud se ramificarían en dos vicepresidencias (Servicios Asistenciales y Servicios Generales) y una Secretaría General unificadas y lideradas por la figura del consejero, en este caso de la consejera actual, Carmen Castro. El texto en cuestión explicita las funciones tanto de la presidencia del Servicio de Salud, como las del Consejo de Dirección (presidencia, amabas vicepresidencias y Secretaría).

Una de las grandes novedades de dicha reestructuración ha sido la eliminación del cargo de gerente, decisión pionera en el Estado, y hasta el 10 de marzo ocupado por Juan José Bestard.

PSM-IV-ExM anuncia que no apoyará el Decreto Ley

La diputada econacionalista Fina Santiago ha asegurado que su coalición no apoyará el mencionado Decreto ley. Según Santiago, modifica dos leyes y un decreto y responde, en realidad, a la necesidad de la consejera de Salud, Familia y Bienestar Social, Carmen Castro, de controlar el Ib-salut, "que no lo tenía controlado" hasta ahora. "Nos parece vergonzoso que se aproveche este decreto ley para subir sueldos", como el del actual vicepresidente, que pasará a cobrar un plus anual de 25.000 euros más, ha denunciado. Ha recordado también que la norma modifica lo relativo al tiempo máximo de espera de atención en sanidad, lo que significa que los ciudadanos "no podrán reclamar a la Administración cuando no sean atendidos".