Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

El PP apuesta por definir un nuevo modelo de concertación en salud mental

Persigue además impulsar una red de atención social comunitaria

Jueves, 07 de agosto de 2014, a las 16:45
Redacción. Palma de Mallorca
La portavoz de Servicios Sociales del Grupo Parlamentario Popular, María José Bauzá, ha presentado una iniciativa parlamentaria en materia de salud mental. Bauzá ha explicado que el Parlamento solicitará al Gobierno de la Comunidad establecer mecanismos para una atención coordinada desde niveles asistenciales y sectores sanitarios en los trastornos de este apartado.

María José Bauzá, portavoz de Servicios Sociales del Grupo Parlamentario Popular del Gobierno Balear.

Directrices que pretenden impulsar el desarrollo de una red de atención social comunitaria para la inclusión social y laboral del colectivo que lo padece, así como considerar al Tercer Sector una pieza imprescindible en la mejora de la calidad de vida de las personas que sufren una enfermedad mental, con el fin de avanzar hacia un modelo de concertación de servicios y proporcionar así una mayor estabilidad a las entidades que trabajan en éste ámbito.

La diputada popular ve necesaria “una actuación integrada y coordinada que aborde el problema de salud mental desde la promoción, la prevención, la detección precoz, la asistencia al proceso, la reinserción y el apoyo social a los enfermos y sus familias, desde una perspectiva multisectorial y necesariamente coordinada”.

Por ello, en una ponencia llevada a cabo con los agentes del sector, han acordado una serie de recomendaciones: potenciar el ámbito de la atención social de las personas con enfermedades mentales, ya que, como señala la portavoz de Servicios Sociales, el desarrollo de políticas en este área redunda “en un menor número de ingresos y una mejora de la calidad de vida de los pacientes”; prestar tratamiento y soporte social adecuado por parte de los profesionales sanitarios y por parte de los recursos de asistencia social o institucional y comunitaria, pues la intervención precoz puede evitar trastornos psicosociales graves en el futuro; y proporcionar actuaciones que favorezcan la integración social de las personas que padecen una enfermedad mental.

Bauzá ha atendido también la petición de una “mejora de la financiación” por parte de las entidades del Tercer Sector “y el paso del tradicional sistema de subvenciones, inestable y frágil, al sistema de concertación de plazas”, ha indicado.