Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 09:20

El ‘Obamacare’ se retrasa un año

El objetivo, que los 998.000 millones de dólares reservados para la reforma, se dedican a otros ámbitos

Domingo, 29 de septiembre de 2013, a las 12:19

Redacción. Madrid
La Cámara de Representantes ha aprobado la madrugada de este domingo la enmienda a la ley refrendada en el Senado que supedita la financiación de la Administración a que se retrase un año la implantación de la forma sanitaria, conocida como 'Obamacare', algo que amenaza con bloquear el presupuesto estadounidense y provocar el colapso de la Administración el próximo martes.

El presidente de EEUU, Barack Obama.

Con 231 votos a favor y 192 en contra, a los que se han adherido únicamente dos congresistas republicanos, la Cámara de Representantes ha refrendado en el mismo paquete el aplazamiento del 'Obamacare' y una ley que mantiene el grifo abierto de la financiación a las agencias federales para que puedan continuar su actividad más allá del 30 de septiembre, cuando comienza el nuevo año fiscal en Estados Unidos y entra en vigor la reforma sanitaria.

La Cámara de Representantes, donde el Partido Republicano es mayoría, también ha votado a favor (248-174) de revocar el impuesto del 2,3 por ciento aplicado al instrumental médico, fuente primordial de financiación de la reforma sanitaria, la principal apuesta política del presidente Barack Obama. De esta forma, la Cámara desafía a la Casa Blanca que había anunciado horas antes de la votación que Obama vetaría cualquier ley enmendada que retrasara la entrada en vigor del 'Obamacare', máxime cuando el martes podría consumarse el colapso de la Administración si el Senado y la Cámara no alcanzan un acuerdo para evitar el bloqueo de los presupuestos y, por ende, de las autoridades federales.

La ley refrendada en el Senado, de mayoría demócrata, enmendada por la Cámara, pretendía contrarrestar la aprobada en primera instancia por la Cámara la semana pasada. Dicha ley reclamaba a la Administración estadounidense que readjudicara los 988.000 millones de dólares (730,6 millones de euros) reservados a la reforma sanitaria a otros ámbitos más acuciantes a cambio de elevar el techo de la deuda.