14 nov 2018 | Actualizado: 11:00

El nuevo listado de indicadores clave del SNS contará con 50 esenciales y 197 auxiliares

Los indicadores demográficos dejarán de considerarse como de salud

Martes, 17 de diciembre de 2013, a las 16:39
Redacción. Madrid
El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad propondrá a las comunidades autónomas, en el contexto del Consejo Interterritorial, la actualización de los indicadores clave del Sistema Nacional de Salud (SNS). Una reforma en la que destaca el paso de 110 a 247 indicadores, de los cuales 50 serán considerados como esenciales.

Mercedes Vinuesa, directora general de. Salud Pública, Calidad e Innovación.

Según el documento ministerial al que ha tenido acceso Redacción Médica, el nuevo listado quedaría conformado por un total de 247 indicadores, cuya aportación al sistema sanitario se mide en términos de comparabilidad y accesibilidad.  A través de ellos se pretende ofrecer una imagen del estado de la salud de la población,  así como los factores determinantes de la misma o la respuesta del sistema a las necesidades de la ciudadanía, entre otros aspectos.

Una de las principales novedades de este nuevo listado viene dada por el hecho de que los indicadores demográficos, referidos a la distribución por grupos de edad y sexo por comunidades autónomas, dejan de considerarse indicadores de salud para pasar a ser datos de contexto. Asimismo, geografía y sexo se quedan como únicos elementos de desagregación, mientras que otras como enfermedad o tipo de procedimiento pasan a convertirse en indicadores per se.

Además de la adaptación de algunas definiciones, el texto establece que la base de datos se actualice al menos una vez al año. No obstante, podrán realizarse más frecuentemente coincidiendo con las actualizaciones de cada sistema de información de los que se extraen datos para su elaboración.

La creación de un registro de indicadores claves aprobó en el Consejo Interterritorial del SNS celebrado en marzo de 2007. A la hora de seleccionar los ítems incluidos se tienen en cuenta datos como la existencia de una fuente oficial, estable y sostenible de datos;  recogida de datos homogénea en cuanto a calidad y cobertura; mantenimiento del balance en la representación de los distintos dominios; inclusión de las perspectivas de Salud Pública, Asistencia Sanitaria y otras políticas y referirse a un aspecto de salud importante desde un punto de vista de las políticas sanitarias. Además, los indicadores deben permitir la evaluación de la tendencia en el tiempo y comparación de ámbitos geográficos, así como cumplir una serie de características básicas (validez, fiabilidad…).