20 nov 2018 | Actualizado: 21:40

El nuevo gerente del Hospital de Manzanares envía un mensaje de tranquilidad ante la futura instauración del modelo de gestión público-privada

Para la gerente saliente, Mari Sierra Antona, “es un hospital que tiene un gran presente y un mejor futuro”

Miércoles, 15 de febrero de 2012, a las 17:10

Redacción. Ciudad Real
El nuevo gerente del Hospital Virgen de Altagracia de Manzanares (Ciudad Real), Joaquín Fernández Gómez, ha asegurado durante su toma de posesión que su principal misión será la de trabajar a partir de la buena base constituida, tanto por los profesionales del centro sanitario como por el anterior equipo directivo. Además, envió un mensaje de tranquilidad ante la futura instauración del nuevo modelo de gestión público-privada.

En un acto que ha contado con la presencia del director gerente del Sescam, Luis Carretero, y del delegado de la Junta en Ciudad Real, Antonio Lucas-Torres, el nuevo gerente ha aprovechado su intervención para trasladar un mensaje de tranquilidad porque hay que cambiar las cosas para que sigan funcionando tan bien como hasta ahora.

El que hasta la fecha ejercía como urólogo en el Hospital Gutiérrez Ortega de Valdepeñas, se ha dirigido a los trabajadores asistentes al acto como un “compañero”, por ello ha insistido en que no hubiese aceptado el puesto “si pensara que venía a romper algo o a dañar”, y más teniendo en cuenta que entre los usuarios se encuentran los propios “familiares y amigos”.

Ha agradecido la confianza que han depositado en él para asumir este puesto, para el que cuenta con capacidades suficientes por su trayectoria asistencial, la cual le ha permitido conocer perfectamente el funcionamiento de los hospitales. La gestión tampoco es un ámbito desconocido para él tras haber ejercido como técnico asesor de la Dirección de General de Atención Sanitaria del Sescam durante cuatro años.

“Hospital con gran presente y mejor futuro”

Por su parte, la gerente saliente, Mari Sierra Antona, ha presentado a su sustituto como “compañero y amigo”, a quien deja “un hospital que tiene un gran presente y un mejor futuro gracias a la altísima calidad técnica y humana de los profesionales” con los que cuenta.

En este sentido, ha animado a los trabajadores a “mirar hacia el futuro”, sobre todo para conseguir el principal objetivo, que no es otro que “avanzar en la óptima atención a los pacientes”.

Por último, el delegado de la Junta de Comunidades en Ciudad Real, Antonio Lucas-Torres, se ha dirigido a los trabajadores del hospital manzanareño asistentes para recalcar que el Hospital de Manzanares “no está en venta”. “Podemos estar de acuerdo o no con la forma de gestión”, pero lo que hay que transmitir a la ciudadanía es que “ningún paciente pagará ni un solo euro” por recibir la buena atención que recibía hasta el momento.