13 nov 2018 | Actualizado: 18:50

El nuevo edificio de Urgencias del CHN, en marcha

No se ha registrado ninguna incidencia reseñable

Miércoles, 08 de octubre de 2014, a las 16:03
Redacción. Pamplona
El comienzo de la actividad en el nuevo edificio de Urgencias del Complejo Hospitalario de Navarra se ha desarrollado con normalidad y sin incidencias destacables, según ha informado en rueda de prensa el jefe del Servicio de Urgencias, Javier Sesma, quien ha estado acompañado por la subdirectora de Servicios Médicos Centrales, Inmaculada Gimena y la subdirectora de Enfermería del Bloque quirúrgico y Hospitalización Médico-quirúrgica, Juana Hermoso de Mendoza.

Hermoso de Mendoza, Sesma y Gimena.

La apertura de las instalaciones, que concentran toda la atención urgente de adultos del CHN, ha tenido lugar a las 7,58 horas, aunque desde las 5 horas los profesionales sanitarios se encontraban ya en el inmueble. Desde ese momento, y hasta las 11,45 horas, se han atendido un total de 76 pacientes, 50 de ellos en el circuito de leves, 18 en el de graves, y 8 se encontraban en ese momento en la sala de triaje (clasificación).

Durante este tiempo, sólo una persona que desconocía la nueva ubicación ha acudido para ser atendida en el Hospital Virgen del Camino. Tanto en este centro como en el Hospital de Navarra permanecen sendos equipos de urgencias para atender a aquellos pacientes que acudan por error. En cuanto a los casos que estaban siendo atendidos en ambos centros en las horas previas, solo 5 permanecían en observación en las dependencias del Hospital de Navarra, pendientes de su traslado a lo largo de la mañana.

Según ha indicado Javier Sesma, no se ha registrado ninguna incidencia de importancia, salvo leves fallos informáticos, subsanados, y que no han tenido ninguna repercusión en la atención a los pacientes. Durante las dos primeras horas, el ritmo de la actividad ha sido algo más lento que lo habitual debido a la necesidad de adaptarse al nuevo servicio, pero este tiempo ha coincidido con el de menos volumen de atenciones.

Además del nuevo equipamiento, hay que tener en cuenta que el traslado ha conllevado un aumento del espacio disponible (se ha pasado de 1.500 metros cuadrados a 3.500), lo que requiere un lógico y previsible periodo de adaptación tanto de los profesionales como para la distribución de los materiales. Sesma ha destacado la profesionalidad de todos los trabajadores del Servicio de Urgencia, así como su actitud y disposición para solucionar los desajustes, por otra parte previsibles, que conlleva el traslado de toda la actividad de urgencias al nuevo edificio.