Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 08:50
Sábado, 16 de noviembre de 2013, a las 12:03

Redacción. Zaragoza
El consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno de Aragón, Ricardo Oliván, quiere que el nuevo adjudicatario del servicio de asistencia a personas con enfermedad mental en Huesca, que actualmente presta la Fundación Agustín Serrate, cuente únicamente con personal propio a partir de la firma del nuevo convenio.

Ricardo Oliván.

Ha respondido a una pregunta de la portavoz de Servicios Sociales del Grupo Parlamentario Socialista, María Victoria Broto, en la sesión plenaria de este viernes, en la que ha afirmado que "todavía no se ha retirado ningún funcionario" de la Fundación.

El Ejecutivo autonómico pretende mantener la calidad del servicio y asegurar la viabilidad del mismo "incorporando en los pliegos exactamente los mismos recursos que hay actualmente en esta fundación", incluyendo los horarios de atención a los enfermos, "tal como recomiendan los psiquiatras".

María Victoria Broto ha dicho que la gestión que ha realizado la Fundación Agustín Serrate ha sido "modélica a todos los niveles", logrando menos internamientos de pacientes y manteniendo la calidad de vida. En su opinión, "aquí también quieren utilizar la tijera, la podadora". Ha pedido al consejero que tenga "voluntad política" y que busque soluciones.

Movera

En otro orden de cosas, el consejero ha indicado que está haciendo las gestiones "necesarias" con los empleados y los residentes de la residencia de personas mayores de Movera, que serán trasladados porque la realización de obras obliga a cerrar las instalaciones de forma temporal.

El pasado mes de mayo los responsables del Instituto Aragonés de Servicios Sociales realizaron la primera visita a la residencia para informar sobre la fórmula de gestión que se empleará, la obligatoriedad de llevar a cabo las obras y el cierre temporal, así como el traslado de funcionarios y residentes, ha dicho Ricardo Oliván en respuesta a Broto.

Además, se realizó una visita con los residentes y sus familiares a la residencia de Utebo para que conocieran las instalaciones y se diseñó una solicitud para ingresar en otros centros.

María Victoria Broto ha rechazado el traslado y la externalización de servicios y se ha mostrado convencida de que el cierre estaba programado por una "falta de apuesta política y presupuestaria".