Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 11:20

El modelo de atención a mayores ‘En mi casa’ se extenderá a todos los centros residenciales

El objetivo es desarrollar la regulación necesaria en el plazo de un año

Viernes, 21 de marzo de 2014, a las 14:28
Redacción. Burgos
La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, ha asegurado que el nuevo modelo de atención a las personas mayores ‘En mi casa’ se extenderá progresivamente a todos los centros residenciales de la región. Así, esta extensión comenzará por aquellos centros que cuentan financiación pública, dando prioridad a aquellos gestionados directamente por la Gerencia de Servicios Sociales.

Milagros Marcos.

El objetivo es que en el plazo de un año se haya desarrollado la regulación necesaria para consolidar este nuevo modelo, lo que incluirá la modificación de la norma de autorización y acreditación de centros. Además, antes de que finalice 2014 la consejería tiene previsto poner en marcha un plan de formación permanente a distancia que ayude a los centros en el proceso de transformación, al tiempo que proporciona formación y acompañamiento técnico.

Según ha destacado en un comunicado, el modelo ‘En mi casa’ se sustenta en cuatro pilares: el fomento de los servicios profesionales, la implantación de centros multiservicios, la creación de unidades de convivencia y la de unidades de convalecencia sociosanitaria. Actualmente el modelo se oferta en 150 centros multiservicios, que prestan un total de 536 servicios, a los que se unen 50 unidades de convalecencia sociosanitaria y 44 unidades de convivencia. Las previsiones indican que para comienzo de 2015 estén funcionando, al menos, 100 unidades de convivencia en el conjunto de la región y que se despliegue una red de unidades de convalecencia en todas las provincias.

La consejera Milagros Marcos ha asegurado que el modelo ‘En mi casa’ ha generado un alto grado de satisfacción entre los usuarios y sus familiares. Así, ha señalado que los primeros resultados objetivos apuntan a su satisfacción con los efectos físicos y anímicos que produce en los mayores, ya que les permite “mejorar la calidad de vida y sus capacidades necesarias para llevar una vida saludable y para realizar algunas de las actividades de la vida diaria, recuperando incluso la posibilidad de llevarlas a cabo sin apoyo”.

ENLACE RELACIONADO:

Las unidades de convalecencia, paso definitivo de la coordinación sociosanitaria en Castilla y León (20/11/13)