21 nov 2018 | Actualizado: 18:40

“El modelo autonómico permite una Sanidad pública más eficiente y de mayor calidad”

Considera que hay que reforzar las vías de cooperación entre las distintas administraciones

Lunes, 07 de febrero de 2011, a las 12:26

Redacción. Valencia
El consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, aseguró ayer en Valencia que el actual modelo autonómico permite a los españoles disponer de una sanidad pública más eficiente y de mayor calidad, que garantiza el acceso de todos los ciudadanos a las tecnologías, medicamentos y técnicas que requieran en cada momento, independientemente de su residencia, de su condición social o de su renta.

Lamata, que participaba en una Jornada de Salud sobre “Calidad en el Sistema Nacional de Salud” en el Consorcio Hospital General Universitario de Valencia, recalcó la utilidad del Estado de las Autonomías a la hora de poder gestionar recursos básicos y esenciales para el bienestar general de la población.

Fernando Lamata durante su intervención en Valencia.

Así, puso a la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) como ejemplo de la eficacia de modelo descentralizado, donde la sanidad pública es gestionada por las comunidades autonómica para todos los españoles. Según Lamata, la ONT tiene un sistema de trabajo totalmente descentralizado, cooperativo y de ámbito nacional, que es calificado y reconocido como el mejor del mundo en este ámbito.

También recordó que la asunción de las competencias sanitarias por las comunidades autónomas ha mejorado la calidad asistencial y el acceso de los servicios sanitarios a los ciudadanos. Así, en estos casi diez años de transferencias sanitaria, Castilla-La Mancha, se ha situado en la media nacional en cuanto a calidad asistencial y, en algunos aspectos, se encuentra por encima, ya que la cercanía y el profundo conocimiento que un Gobierno regional tiene de las necesidades de sus ciudadanos y de su territorio permite hacer una política sanitaria más adecuada.

Sin embargo, Lamata señaló que estos indicadores no significan que todo el trabajo esté hecho sino que se debe continuar mejorando la eficiencia del sistema sanitario descentralizado y reforzar las vías de cooperación entre las distintas administraciones sanitarias.

En ese sentido, puso como ejemplo de coordinación el convenio que ha suscrito esta semana en Toledo la Consejería de Salud y Bienestar Social con el director del Instituto de Salud Carlos III para reforzar la cooperación de ambas entidades en materia de enfermedades raras.

Constitución española

Según Lamata, el peligro que acecha a la calidad del Sistema Nacional de Salud proviene de los discursos neoliberales que quieren descapitalizar y fragmentar la sanidad pública.

Por eso, el consejero defendió la sostenibilidad de la sanidad pública española, con una inversión en materia sanitaria en España con respecto a su producto interior bruto que se sitúa por debajo de otros países de su entorno pero con unos indicadores de salud que están a la cabeza de la tabla, como es la esperanza de vida.

Así, recordó que la sostenibilidad del sistema público de salud se fundamenta en la Constitución, que lo declara universal y garantiza su financiación pública, auque ha valorado de manera positiva las medidas de ahorro adoptadas en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud para contribuir, mientras dure la crisis, al mantenimiento y consolidación de las prestaciones sanitarias.

Para el consejero, no hay un exceso de gasto público, ya que España destina una media de 1.500 euros por habitante a la sanidad, 500 euros menos que la media europea, y aun así, como ha dicho, dispone de uno de los sistemas más eficientes. Por eso, una vez que se supere la crisis, España tiene capacidad de renta y riqueza para aumentar su gasto social y continuar garantizando unos servicios públicos esenciales de calidad.