15 nov 2018 | Actualizado: 19:10

El Ministerio entra a poner orden en el gasto hospitalario de las comunidades

La dificultad para comparar datos y eficiencia entre los servicios autonómicos lleva a Sanidad a intentar unificar las cuentas para garantizar la transparencia

Viernes, 19 de julio de 2013, a las 13:32

Redacción. Madrid
El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha hecho público el documento de consenso con recomendaciones para la obtención homogénea de costes de hospitalización en el Sistema Nacional de Salud (SNS). Con esta propuesta, elaborada de forma conjunta con las autonomías, el Ministerio pretende entrar a poner orden en la contabilidad de los hospitales del SNS con el fin de mejorar la transparencia, favorecer la evaluación de los costes y facilitar la comparación de resultados.

Pilar Farjas, secretaria general de Sanidad y Consumo.

Para ello, los expertos del Paseo del Prado recomiendan que se delimiten los costes asociados a la línea de hospitalización incluyendo las urgencias ingresadas, los episodios de trasplantes de órganos o la cirugía mayor ambulatoria con ingreso. Asimismo, optan por excluir de esta línea los costes del hospital de día (salvo los pacientes que requieran ingreso), la hospitalización a domicilio o los costes de dispensación a pacientes ambulatorios que computan algunas comunidades.

Más allá de estas puntualizaciones en la línea principal de gasto hospitalario, el Ministerio pide apartados diferenciados y disgregados para los costes generados por la actividad docente e investigadora, con criterios comunes para que no incida sobre el coste unitario de la producción clínico-asistencial. Por otra parte, en el Capítulo I de gastos de personal,  recomienda a todas las autonomías incluir retribuciones básicas, guardias y atención continuada, productividad variable, carrera profesional, incentivos, incapacidad temporal, cuota patronal, etc.

El documento también hace hincapié en la exclusión de los costes procedentes de la Atención Primaria, como los gastos de los MIR de Medicina de Familia o los centros de otra tipología que se incorporan en la estructura del sistema de coste que recogen consumos de recursos que no se repercuten en el centro hospitalario. Aquí el documento aconseja que, con la definición de estos centros como no imputables o exteriores, los consumos que agrupan quedan “detraídos” del resto de costes del hospital, sin repercutirse por tanto a los centros finalistas o líneas de actividad asistencial.