Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 21:50

El médico rural, falto de material y de formación continua

35.000 profesionales trabajan en poblaciones con menos de 15.000 habitantes

Martes, 13 de diciembre de 2011, a las 22:16
María Márquez / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
El ámbito de las Urgencias en el medio rural equivale a situaciones muchas veces extremas (rescates en montaña, amputaciones, partos precipitados...) afrontadas con escasos recursos técnicos y humanos. La Organización Médica Colegial (OMC) quiere llamar la atención sobre una situación que afecta a 35.000 profesionales (en poblaciones de menos de 15.000 habitantes), cuya presencia se concentra de forma importante en Castilla y León, Asturias y Galicia, y que pueden tener bajo su única responsabilidad a 200 personas. En la sede colegial se ha presentado la 'Guía de Urgencias del Centro de Salud Rural', de mano de los profesionales que la han elaborado, quienes han instado a las autoridades a mejorar las dotaciones que reciben y la formación continua.

El presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín (centro), acompañado de los profesionales que elaboraron la Guía. De izquierda a derecha: José María Borrel, del Centro de Salud de Ayerbe; Josep Fumadó, vocal nacional de Médicos de AP Rural de la OMC; José María Rodríguez, tesorero de la OMC, Esteban Sanmartín, del Centro de Salud Monzón Rural, y Enrique Capella, CSAR de Fraga.


Radiografía de la situación actual, por Borrel y Capella.

José María Borrel, del centro de salud de Ayerbe, reveló el lema del quehacer del médico rural  Urgencias: “Ante todo, no provocar daño si no se sabe qué hacer”. Para Borrel, el mayor handicap de su trabajo es “el aislamiento y la polivalencia” a los que están obligados. Su tarea insta a “reforzar el papel de la Atención Primaria” en una visión asistencial integradora en la que, como dice Borrel, “cuidamos no solo del enfermo, sino de todo su entorno, de su familia”. La priorización es, en su opinión, la clave de la asistencia, dada la escasez de medios materiales y humanos. Ya pesar de todo, destacó que son los facultativos “que mejor notas sacamos en cuanto a la satisfacción de los pacientes; promovemos el contacto humano”.

Crítica a hospitales y Guías de Práctica Clínica

Mientras que Esteban Sanmartín (centro de salud Monzón Rural) destacó el papel de las nuevas tecnologías a la hora de paliar ese “aislamiento”, Enrique Capella (CSAR de Fraga), destacó la valía del médico rural, que afronta “las Urgencias sin el apoyo de servicios ajenos, como el 061, que puede tardar hasta hora y media en llegar si las condiciones climatológicas no lo impiden”. Además, Capella criticó “a los hospitales y las Guías de Práctica Clínica que no cuentan con nosotros, siendo el primer eslabón asistencial”, y señaló el déficit que soportan con respecto a la formación continuada, necesaria en su opinión dada “la variación de protocolos existente en la que nos quedamos fuera de juego”.

Josep Fumadó, vocal nacional de Médicos de Atención Primaria (AP) Rural de la OMC, resaltó otras claves: escuchar al paciente y su exploración clínica, y la “importante distinción entre Urgencias vitales y no vitales”, condicionada a la formación que tanto demandan. Por último, José María Rodríguez, tesorero de la OMC, destacó "el problema real" que supondrá la desatención a este colectivo profesional debido a la acentuación de "la dispersión geográfica y el envejecimiento poblacional".