Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

El marcapasos gástrico reduce hasta un 60% el exceso de peso en 12 meses

Los 27 pacientes incluidos en la investigación habían perdido una media de 19 kilos

Martes, 02 de diciembre de 2014, a las 15:57
Redacción. Madrid
Un estudio llevado a cabo por especialistas de la Clínica La Luz ha mostrado que el marcapasos gástrico consigue reducciones del exceso de peso de hasta el 60 por ciento en doce meses. El estudio, que se ha publicado en la revista Obesity Surgery, ha sido dirigido por Manuel Miras, cirujano bariátrico del centro, y se basa en el seguimiento de un total de 27 pacientes adultos a los que se implantó el marcapasos gástrico abiliti desde marzo de 2011 hasta junio de 2013.

Manuel Miras, director del estudio.

Los resultados revelan que en general los pacientes perdieron en un año el 49,3 por ciento de su exceso de peso de media, lo que en términos absolutos supone 19,1 kilos menos al cabo de 12 meses. Los pacientes se dividieron en dos grupos, por un lado aquellos con un Índice de Masa Corporal (IMC) de entre 30 y 40 y, por otro, aquellos con un IMC superior a 40. Así, tras analizar los resultados se ha descubierto que el marcapasos gástrico parece tener especial eficacia en las personas con obesidad moderada.

Según ha informado el centro en un comunicado, en el grupo de pacientes con IMC entre 30 y 40 el exceso de peso perdido era, de media, del 59,1 por ciento, mientras que en los pacientes con mayor obesidad la reducción del exceso de kilos estaba en el 46,7 por ciento. En los casos analizados, la cirugía necesaria para la implantación del dispositivo duró unos 50 minutos, no se registraron complicaciones postquirúrgicas y todos los pacientes fueron dados de alta en un plazo de entre 12 y 24 horas tras la intervención. Tan solo en un caso el dispositivo fue retirado a petición de una de las pacientes a los dos meses de su implantación.

El sistema, que funciona mediante leves estímulos eléctricos en el estómago que provocan sensación de saciedad, permite el control on line por parte del especialista (el sensor implantado se puede comunicar con el ordenador del médico que hace el seguimiento) y facilita la reeducación alimentaria del paciente para que adquiera hábitos alimentarios más saludables.

Sin complicaciones tras la cirugía

La colocación del sistema es, además, mínimamente invasiva en comparación con otros procedimientos de cirugía bariátrica, tal como resalta el doctor Miras, responsable de la Unidad de Cirugía Laparoscópica de la Obesidad Mórbida de La Luz y de la rama quirúrgica del CIOS. “Este sistema presenta numerosas ventajas, como demuestra el presente estudio: no sólo se realiza mediante una cirugía mínimamente invasiva, que apenas supone un día de estancia en la clínica, sino que como no se altera de ninguna manera ni la anatomía ni la fisiología del estómago, el paciente no cambia sus hábitos de vida”.

“En consecuencia, el paciente no presenta ningún tipo de complicaciones en el postoperatorio inmediato, y por lo que vemos en el seguimiento a medio y largo plazo los pacientes tampoco manifiestan efectos secundarios de tipo nutricional”, ha agregado Miras. El dispositivo puede permanecer implantado todo el tiempo que sea preciso, puesto que puede activarse y desactivarse en función de las necesidades del paciente. Además, si por cualquier motivo fuera necesario retirar el dispositivo, es perfectamente factible hacerlo mediante una sencilla intervención sin complicaciones.

Por su parte, Manuel Serrano, jefe de la Unidad de Medicina Interna de La Luz, destaca que una vez implantado este sistema permite a los médicos “ayudar a los pacientes a controlar los tiempos de las comidas y las cantidades ingeridas, así como su gasto energético, haciendo posible cambiar las conductas nutricionales erróneas”. Y es que el sistema permite registrar la actividad física realizada por el paciente para ayudar al cambio del estilo de vida global.