Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

El Justicia pide a Sanidad que mantenga el grado de dependencia de una mujer con síndrome de Down

Precisa apoyo para casi todas las actividades que se valoran fuera del domicilio

Martes, 05 de marzo de 2013, a las 12:36

Redacción. Zaragoza
El Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, ha recomendado al Departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno de Aragón que valore la posibilidad de anular la resolución que modifica el grado de dependencia de una mujer que padece Síndrome de Down y dicte una nueva por la que se le mantenga el mismo grado inicialmente reconocido o, en su defecto, se motive de manera suficiente el cambio.

García Vicente.

Asimismo, ha pedido al Departamento que, a través de sus trabajadores sociales, se ponga en contacto con la familia de esta señora con el fin de que ésta pueda acceder a plaza concertada en algún centro especializado en la atención de personas con síndrome de Down.

De esta forma, el Justicia da respuesta en una sugerencia a una queja recibida en la institución el 29 de agosto de 2012 relativa a la disminución del grado de dependencia reconocida a una mujer que padece síndrome de Down.
De acuerdo con el escrito de queja, como consecuencia de la revisión de la situación de dependencia de esta persona, se había resuelto reconocerle un Grado I, Nivel 2 de dependencia, dejando sin efecto su Grado II, Nivel 1.

Se explicaba, asimismo, que la mujer era usuaria del Centro Utrillo, destinado a personas con discapacidad intelectual, si bien se había comunicado que no tendría plaza para el curso 2012-2013, lo que complicaba su situación, puesto que residía con su padre de 85 años. Tras admitir la queja a trámite, el Justiciazgo se dirigió al Departamento de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Ejecutivo aragonés para recabar información al respecto y, tras tres recordatorios, recibió respuesta de la Administración.

El Departamento indicó que esta persona dispone de dos valoraciones sobre su situación de dependencia. La primera realizada en Cataluña, en junio de 2007, y en la que se reconoció a la mujer una valoración Grado II, Nivel 1.
"Al trasladarse la familia a Zaragoza, con fecha 25 de marzo de 2011, se solicitó revisión de grado y nivel de su situación de dependencia, valoración que se realiza el 25 de enero de 2012, emitiéndose resolución en mayo, donde se reconoce Grado I, Nivel 2, es decir, se baja el grado y el nivel", apuntó el Departamento.

Asimismo, detalló que en la valoración realizada en Zaragoza "se ha considerado que la mujer precisa apoyo para casi todas las actividades que se valoran fuera del domicilio y, entre las que se valoran dentro de la casa, las relacionadas con la higiene y el control de la medicación", así como "se ha marcado como desempeño negativo todas las tareas relacionadas con la toma de decisiones" y positivo las relacionadas con movilidad, trasferencias y desplazamientos dentro de casa.

Así las cosas, el Justicia de Aragón, en representación de las personas más vulnerables, se presenta como intermediario para que la Administración, a través de sus trabajadores sociales, se ponga en contacto con la familia de esta señora con el fin de que pueda beneficiarse de alguna plaza concertada en centros especializados en la atención de personas con síndrome de Down.