Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Lunes, 13 de mayo de 2013, a las 12:04

Redacción. Mallorca
El Instituto de Política Familiar de Baleares (IPFB) ha lamentado que el gasto público sanitario por habitante sea de 1.144 euros por habitante, lo que supone la menor inversión en todo el país.

Así ha informado la entidad en un comunicado basándose en el gasto  consolidado de las Comunidades Autónomas del 2011 publicado este viernes por el Ministerio de Sanidad. El IPFB ha reclamado, por ello, al Govern que aumente el presupuesto de Sanidad durante el próximo año “para aligerar más el gasto sanitario en los hogares de Baleares, teniendo en cuenta que más de 55.400 familias tienen a todos sus miembros en paro”.

Martí Sansaloni, consejero de Salud.

El IPFB ha destacado también que los hogares de las islas son uno de los que menos gastan en sanidad. Además, detalla que el gasto sanitario público consolidado del sector supuso 62.169 millones de euros, lo que representa el 5,9 por ciento del PIB y que el gasto per cápita medio fue de 1.322 euros por habitante.

De acuerdo con los datos del año 2011, un 45 por ciento del gasto sanitario público del sector se originó en las Comunidades Autónomas de Cataluña, Andalucía y Madrid, con 10.120, 9.442 y 8.418 millones de euros, respectivamente. Mientras, La Rioja, Cantabria y la Comunidad Foral de Navarra son las comunidades con el gasto más bajo, en valores absolutos.

En relación a su población, en el 2011, las comunidades con mayor gasto sanitario público son País Vasco (1.632 euros por habitante), Principado de Asturias (1.591 euros por habitante) y la Comunidad Foral de Navarra (1.538 euros por habitante). Las comunidades con menor gasto sanitario público son Andalucía (1.121 euros por habitante), Baleares (1.144 euros por habitante) y Galicia (1.272 euros por habitante).

Según la entidad, el acercamiento a la distribución del gasto sanitario público entre las comunidades autónomas y la importancia que tiene éste dentro de cada una de las economías regionales se puede realizar, asimismo, a través del indicador de gasto sanitario como porcentaje del PIB.

Así, Extremadura -con un 9,9 por ciento-, Castilla-La Mancha -con un 8,3 por ciento- y la Región de Murcia -con un 8,1 por ciento- son las comunidades que presentaron en el año 2011 un porcentaje del gasto sanitario sobre el PIB más elevado.

La Comunidad de Madrid -con un 4,4 por ciento- y Baleares -con un 4,8 por ciento- se situaron en el extremo opuesto.
La tasa de variación interanual del gasto sanitario público desagregada según comunidad autónoma en el bienio 2010-2011 experimentó un descenso del 2,1 por ciento.